El BLOC de Gandia exige a Orengo medidas inmediatas de ahorro


Con las medidas propuestas por el BLOC, el ayuntamiento de Gandia se podría ahorrar casi 30 millones de euros.




 

El BLOC de Gandia exige a Orengo medidas inmediatas de ahorro

Para los eco-nacionalistas, esta es una manera de hacer creíble el discurso del gobierno municipal y mejorar la situación económica: “hablamos de un ahorro mínimo de 2.000.000 en gasto corriente y de 28 millones de euros en inversiones”.

Así, los eco-nacionalistas han pedido el cumplimiento urgente de una serie de acciones complementarias a la  reducción de los sueldos de los empleados públicos y de los sueldos políticos:

1.- Racionalización de las contrataciones en las empresas públicas. “Es curioso que se hable de uno nuevo ejercicio de austeridad cuando el primero solo ha supuesto una reducción de asesores de los grupos de la oposición. de los que fueran despedidos de la cuota de los grupos del gobierno, todos, están recolocados: a la empresa pública, al Urban, o a GTV”:

* el anterior asesor del Grao, ahora secretario del grupo socialista.
* el anterior asesor de Beniopa, ahora contratado al Urban.
* el anterior Asesor de Relaciones Sociales, ahora contratado en Iniciativas, parar poder nombrar a otro cargo de confianza.
* la anterior asesor de Plataforma, ha vuelto a su lugar  de funcionario con una productividad de 900 euros por mantener el anterior sueldo.
* nuevas contrataciones en GTV por llevar adelante cuestiones publicitarias, de las que, si no hay reacción, daremos nombres y apellidos.
* nuevas incorporaciones que van dando, como la de un miembro del comité de sabios que asesoraba Orengo, nombrado codirector de lo Innova y que cobrará 2.000 euros mensuales.

2.- Eliminación de las productividades millonarias que se pagan a determinado funcionarios: “no puede ser que se recorte el sueldo a todos mientras algunos cobran de sobresueldo mensual más que la mayoría de trabajadores del ayuntamiento (en algunos casos 2.000 euros mensuales)”.

3.- Reducción de las dietas de los cargos públicos, incluidas las de representación y manutención, estableciendo un topo diario y mensual.

4.- Eliminación de las campañas institucionales que no aportan ninguna información de interés a la ciudadanía, como, por ejemplo, la reciente nueva campaña sobre la gran ciudad, “que tiene un coste bien elevado y que no aporta absolutamente nada”.

5.- Revisión de todos los convenios que no afectan a colectivos de carácter social, cultural, educativo o deportivo, “como, por ejemplo, el que otorga 300.000 euros a la sociedad privada Fomento”.

6.- Eliminación de la cláusula que obliga a todas las adjudicaciones de obra pública a aportar el 4% para gastos de publicidad, que gestiona posteriormente Gandia Televisión. “Con esta rebaja, tan sencilla, se consigue que todas las obras sean un 4% más baratas. A corte de ejemplo, en el paseo supone un ahorro de 160.000 euros”.

7.- Optimización de los recursos municipales, tanto materiales, como por ejemplo locales alquilados (y revisión a la baja de sus precios) como humanos: “no puede ser que existan funcionarios, como por ejemplo, arquitectos municipales, sin ninguna trabajo encomendado, mientras se contratan de fuera, como en el caso de las guarderías”.

8.- Revisión o replanteo de determinadas inversiones, como, por ejemplo, los opinómetros, el tranvía (16 millones de euros) que ha conseguido un abrumador rechazo ciudadano, la aportación municipal al crucero de los Borgia que parece que supondrá una cantidad elevada y que consideramos poco apropiado o muy paradójico para los tiempo que corren o la compra de terrenos en el sector Sancho Llop, que supondrá entre 10 y 12 millones de euros más.

9.- Elaboración de protocolos de funcionamiento previos a la redacción de uno Plan de ahorro por lo que respecta a consumo de luz, papel, telefonía.

Según Josep Miquel Moya, la coalición Orengo-Mut no ha sido beneficiosa para la ciudad: saben gastar (y han tenido mucho dinero por gastarse) pero han hipotecado el futuro. Nosotros queremos hacer ciudad, pero una ciudad real, posible, y no imaginada. Queremos crecer, pero de forma racional y sostenible. Ese debería ser nuestro horizonte: caminar ningún una economía sostenible, es decir, la sostenibilidad también en las finanzas públicas. Por eso nos parece indispensable un Plan de Viabilidad Económica que introduzca, como hemos dicho, protocolos de actuación. O lo hacen ahora, con carácter de urgencia o lo deberemos hacer nosotros la próxima legislatura, aunque, por algunas cosas quizá llegamos tarde. Por último, ha recomendado al Alcalde Orengo y a Fernando Mut que gestionen el dinero público como gestionarían su dinero particular.

Unas declaraciones que han provocado la rápida respuesta por parte del gobierno municipal en la voz de su portavoz Vicent Mascarell, quien ha acusado al BLOC de hacer demagogia con la clara intención estratégica de desgastar al gobierno municipal de Gandia, y que lo hace guiado por el gobierno valenciano de la Generalitat. Mascarell ha desmentido que el gobierno municipal haya recolocado a ningún asesor en ningún lugar de trabajo.

Por último ha desmentido la recolocación de asesores del gobierno municipal criticada por el BLOC Nacionalista Valenciano, asegurando que el gobierno municipal no ha recolocado a sus asesores en otros puestos de trabajo y que el gobierno gandiense cumplirá con las pautas marcadas por el gobierno central y por la Federación Española de Municipios y Provincias.