Los alumnos del C. P. Sant Marc de Beniarjó todavía no han iniciado el curso escolar


Los alumnos del C. P. Sant Marc de Beniarjó no han iniciado aún el curso escolar. Los padres no están dispuestos a enviar a sus hijos al centro hasta que no terminen las obras de ampliación del mismo. Estos trabajos que se iniciaron en noviembre del pasado año deberían haber terminado el pasado 1 de septiembre, pero retrasos en su ejecución ocasionaron que aún esten presentes los operarios en la zona escolar. La presencia de una grúa que sobrevuela el colegio y la entrada y salida de camiones son las principales razones por las que el AMPA del centro justifica que los niños no acudan al centro. También se quejan de que ni el Ayuntamiento ni la Conselleria han dado explicación alguna a las familias sobre este asunto. Por su parte, Salvador Enguix, alcalde del municipio declaraba que el consistorio está a la espera del dictamen de la Generalitat Valenciana que es quien tiene potestad sobre la escolarización de los alumnos. Como posible solución se le ha propuesto el acondicionamiento de aulas prefabricadas en otra zona hasta la finalización de las obras, una medida que deberá llegar rápidamente ya que los días pasan y los niños continúan sin docencia.




 

Los alumnos del C. P. Sant Marc de Beniarjó todavía no han iniciado el curso escolar

En una reunión mantenida en la noche del jueves, representantes de todos los grupos políticos del consistorio simatense, coincidieron en señalar que la jueza de Sueca, ha sido excesivamente dura e injusta con el ayuntamiento, y el abogado contratado para el litigio que está generando la línea de alta tensión consideró que la multa de 3.000 euros no se ajusta a derecho.

Ante las advertencias de la jueza de la posible responsabilidad penal de aquel que impida la continuidad de las obras, y si se diera el caso de que Iberdrola intente reiniciar las obras, se convocará un pleno extraordinario para estudiar las posibles medidas a adoptar, ya que lo que sí ha quedado claro es que con o sin advertencia judicial, el municipio no está de acuerdo con las obras que se están llevando a cabo.

Otra de las cuestiones que ha quedado claras para todos los grupos es que la actitud de la juez de Sueca, ha perjudicado de forma clara a los intereses del municipio, ya que el municipio vecino y colindante de Barxeta, no sólo ha reproducido actitudes similares a  las de Simat sin encontrarse con las importantes multas impuestas, sino que además sí que está manteniendo paralizadas las obras sin tener mayores problemas judiciales.