Nuevo enfrentamiento entre PSOE y PP de Benirredrá


Cardona y Gutiérrez exponen muy diferentes puntos de vista respecto a la auditoría económica encargada por el gobierno municipal. Dos versiones notablemente alejadas que han hecho resurgir la polémica en el pequeño municipio de la Safor.




 

Nuevo enfrentamiento entre PSOE y PP de Benirredrá

El Ayuntamiento de Benirredrà celebraba este jueves pleno extraordinario para dar cuenta del informe sobre el análisis de las cuentas anuales entre el 15 de junio de 2007 y el 28 de febrero de 2010, período en el que gobernaba el PP y anterior a la moción de censura que llevó al PSOE a la alcaldía del municipio.

 

La Alcaldesa, Loles Cardona, calificaba de pésima la situación financiera que ha heredado el actual gobierno municipal tras la salida de la popular Cristina Gutiérrez. Cardona criticaba la gestión del anterior equipo de gobierno y defendía con datos la solvencia económica del consistorio en la anterior legislatura. Según el informe técnico externo, el gobierno socialista dejó un saldo favorable de medio millón de euros y un superávit de 237.000 euros positivos, mientras que actualmente el Ayuntamiento debe más de millón y medio de euros.

 

En clara alusión a la moción de censura del pasado febrero, la Alcaldesa explicaba que este déficit financiero y la falta de transparencia en la gestión del PP, obligaba a tomar medidas urgentes y a aplicar una política económica más austera, “alejada de las grandes inversiones para invertir en la calidad de vida de los vecinos de Benirredrá”.

 

Las declaraciones de Loles Cardona han propiciado una rápida respuesta por parte de su antecesora en el cargo, Cristina Gutiérrez. La edil popular aseguraba que los socialistas “mienten y saben que mienten, con el mero fin de desprestigiar al Partido Popular y justificar una moción de censura innecesaria y sin sentido”.

 

Cristina Gutiérrez explicaba que la deuda económica provenía de la anterior legislatura y que el PP tuvo que hacer frente en 2007 a la difícil situación financiera que atravesaban las arcas municipales tras la salida del PSOE del gobierno municipal. Una versión muy distinta y significativamente alejada de la valoración de la primera edil.