Curso de educación y felicidad


Hoy se ha dado un curso sobre la “educación y felicidad”, impartido por Francisco J. Santolaya, psicólogo clínico de la Agencia Valenciana de Salud y decano del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana, ha sido el último poniente del curso Educación y Felicidad, que ha sido coordinado por el profesor de Psicología Básica de la UV, Juan Carlos Pastor.




 

Curso de educación y felicidad

Este curso ha buscado revisar todos los estudios que se han hecho sobre la felicidad para tratar de entender por una parte a que nombramos felicidad y de otra como podemos conseguirla, partiendo de la base que, como explicaba el coordinador del curso, la felicidad nos preocupa a todos.

Si preguntamos a las personas qué es el más importante en la vida por lo menos un 50 por ciento dicen que ser felices. Ahora el problema viene a la hora de debatir sobre qué es ser feliz, porque cada uno tiene una opinión sobre la felicidad y unas necesidades diferentes. En su intervención Santolaya ha hablado sobre la importancia del autocontrol por hacer ver que las claves de la felicidad no se encuentran tanto fuera como dentro de uno mismo, es decir, no dependen tanto las condiciones específicas de vida, del dinero, la fama, el poder, etc , si no más bien de nuestra forma de enfocar la realidad.

Ante la gran cantidad de personas que llenan las salas de espera de las consultas de los psicólogos detrás de la búsqueda y búsqueda de la felicidad, Santolaya fue muy claro: “cuando vienen diciéndome que quieren ser felices y no saben cómo, siempre les digo que cuando una persona busca la felicidad a toda costa nunca la va a encontrar. Porque si hay una cosa clara en el ser humano es la existencia del conflicto y lo importante es aprender a utilizarlos con el objetivo de aceptar los que no se pueden resolver y resolver los que sí tienen solución.”

Según Santolaya el problema de tanta insatisfacción se encuentra en el hecho de que se está vendiendo una cosa que no existe. La sociedad actual vende imaginaciones, películas, fantasias.....Si una persona estuviera delante del televisor 7 horas, es probable que acabara con un montón de complejos. Por eso es fundamental tener un sentido crítico de las cosas.

Estamos perdiendo la visión de lo que son los ciclos de la vida y las personas no queremos hacer el que nos tocaría en cada fase vital. Un buen ejemplo es el de la busqueta de la eterna juventud y eso genera un estado de desazón que hace a que nos separamos del que es la naturaleza y de sus ciclos.