Botellas de plástico recicladas para reducir el ruido del aire acondicionado


Un estudio realizado en el Campus de Gandia de la UPV propone medidas para que el ruido del aire acondicionado no perjudique el sueño. El estudio está basado en más de 3.000 ensayos realizados desde 2002. Los expertos de la UPV han desarrollado una lana absorbente a partir de botellas de plástico recicladas; reduce entre 3 y 6 dB el ruido de los aparatos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el nivel de sonido máximo para mantener un sueño sin interrupciones es de 30 decibelios. El Campus de Gandia de la UPV es especialista en la formación de profesionales de la acústica.




 

Botellas de plástico recicladas para reducir el ruido del aire acondicionado

Un estudio realizado en el Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia para la empresa catalana MADEL establece medidas para reducir el ruido de los aparatos de aire acondicionado. La investigación está basada en 3000 ensayos realizados en los laboratorios y cámaras acústicas del Campus de Gandia de la UPV con el fin de determinar condiciones de fabricación que permitan a los sistemas de aire acondicionado producir un ruido inferior a 30 decibelios.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) éste es el nivel de sonido máximo que el ser humano puede percibir para mantener un sueño sin interrupciones.

Jesús Alba, investigador del campus de Gandia de la UPV y director del proyecto, señala que “en muchos casos alcanzamos los 45 dB en dormitorios con aire acondicionado, ya que no se cuida el ruido sino sólo acondicionar el aire. Es decir, pasamos a niveles donde según la OMS tendríamos problemas de sueño interrumpido”.

Alba, reconocido experto internacional en el ámbito de la acústica, explica que el ruido del aire acondicionado puede reducirse desde diferentes enfoques, por ejemplo, utilizando materiales reciclados que absorban el sonido en el interior del sistema antes de que se emita.

“Dentro del sistema se pueden introducir materiales absorbentes acústicos para reducir el nivel de ruido. En nuestro caso, nosotros hemos utilizado un nuevo material que ya hemos conseguido que se comercialice: se trata de una lana de poliéster obtenida a partir del reciclado de botellas de plástico PET, las típicas botellas de agua. Con este nuevo material hemos conseguido reducir el ruido entre tres y seis decibelios”, apunta el investigador del campus de Gandia de la UPV.

En otros casos el ruido se reduce con la simple sustitución de unas piezas por otras, de forma que se eviten los choques entre elementos o las turbulencias dentro de la máquina. “Hacen más ruido, después del ventilador, las piezas finales, las rejillas y difusores. Si el diámetro del conducto es pequeño, este ruido se amplifica. Se pueden sustituir sin problemas por otras ya que son elementos estándar fácilmente intercambiables. Todas tienen las mismas formas y diámetros”, explica Jesús Alba.

Según el profesor, en la actualidad existe una gran necesidad de profesionales en acústica, como los que forma el Grado en Telecomunicación, Sonido e Imagen y el Máster en Acústica que imparte la UPV en Gandia: “Por una parte, cada vez la sociedad demanda una mayor calidad de vida y ello va ligado a la ausencia de ruido molesto; por otra parte, el Documento Básico de Protección Frente al Ruido del Código Técnico de la Edificación, en vigor de forma obligatoria desde 2008, obliga a minimizar el ruido soportado y en concreto el de los sistemas de aire acondicionado. Para dar respuesta a esta necesidad social es imprescindible la intervención de  profesionales de la acústica como los que formamos en el Campus de Gandia de la UPV.’, señala Jesús Alba.

La empresa MADEL y el Campus de Gandia de la UPV colaboran en esta investigación desde 2002, ya que hay pocos centros en España que cuenten con los laboratorios que permiten realizar este tipo de experimentos. Según Jesús Alba,  para llevar a cabo los ensayos se han adaptado las cámaras acústicas del Campus de Gandia de la UPV con un motor especial para expulsar aire y medir el ruido en diferentes condiciones: con piezas diversas, utilizando materiales reciclados...

En la actualidad, el equipo formado por los investigadores Jesús Alba, Romina del Rey, Laura Bertó y Fernando Hernández continúa con los ensayos y está colaborando con la empresa MADEL en la mejora de un software que facilite el análisis de los resultados de la investigación.