AVA-ASAJA prevé una producción de arroz similar en La Albufera y el Marjal de Pego-Oliva


A mediados de septiembre dará comienzo la siega de arroz en el parque natural de La Albufera y en el Marjal de Pego-Oliva. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) prevé para la próxima cosecha una producción similar, una gran calidad y una mejora en los precios.




 

AVA-ASAJA prevé una producción de arroz similar en La Albufera y el Marjal de Pego-Oliva

            Si las condiciones meteorológicas se mantienen favorables, la cosecha de arroz este año rondará las 115.000 toneladas. La siega, que empezará dentro de un mes, llegará con apenas una semana de retraso, ya que la siembra de algunos campos sufrieron problemas de germinación a causa de las persistentes lluvias en primavera. Tanto las espigas como los granos se encuentran en muy buen estado fisiológico, sin la amenaza de ninguna plaga, debido a los tratamientos realizados a lo largo del cultivo.

Concretamente en la Marjal de Pego-Oliva, otra cuestión clave de esta mejoría es la reducción a niveles mínimos de la incidencia del nemátodo Aphelenchoides besseyi que en temporadas anteriores causaba una merma de hasta el 70% en la variedad Bomba. AVA-ASAJA ha participado activamente, junto a la Conselleria de Agricultura y empresas arroceras y de semillas, en el control de esta  enfermedad.

La pasada campaña arrocera estuvo marcada por un desplome brusco del 25% en los precios en origen, muy por debajo de los costes de pro­duc­­ción. Según el responsable de la Sectorial de Arroz de AVA-ASAJA, Miguel Minguet, “desde que Rusia ha cerrado sus exportaciones de cereal y los países asiáticos como Pakistán estudian lo propio debido a las lluvias monzónicas, el precio internacional de los cereales está aumentando y del mismo modo podría ocurrir con el arroz”.

 Minguet subraya el ejemplo de los países de Mercosur, los cuales han decidido aumentar sus aranceles del 12% al 30% para regular el mercado y así defender un precio digno para los productores sudamericanos.

La rentabilidad de muchos arroceros se verá mermada porque la avifauna causó graves perjuicios en sus explotaciones y tuvieron que replantar, con los gastos que ello supone. Este año la Conselleria de Medio Ambiente ha suprimido las compensaciones por dichos daños. Además, ya en la campaña pasada la mayoría de afectados a los que se les asignó una partida presupuestaria en el DOCV, todavía no la han cobrado.