El Consistorio de Oliva acelera al máximo las obras de Vía Ronda


De nuevo se trata de una cuestión de paciencia y de sufrir durante unos meses para poder tener un beneficio mayor en tan sólo unos meses, pero la larga duración de las obras, el que se haya juntado las obras del colector con las de la propia calle y el caos viario que está generando tener cerrada al tráfico la vía principal de la Playa de Oliva, ha generado no pocas críticas entre vecinos y también partidos políticos. PSOE y PP han encontrado un nuevo punto de divergencia en sus posturas sobre política municipal en Oliva y sobre la realidad del municipio en lo relativo a las obras del nuevo colector.




 

El Consistorio de Oliva acelera al máximo las obras de Vía Ronda

Esta prioridad viene marcada fundamentalmente por la necesidad de desahogar el tráfico en la playa en periodo de alta ocupación de la misma, ya que la Vía Ronda es la vía principal de acceso y salida de la playa. De hecho, la concejal Amparo Tercero ya anunciaba en su día que no les había parecido bien que en el momento de adjudicar las obras, la Conselleria no hubiera tenido en cuenta el periodo de ejecución, que era de 10 meses y que al iniciarse a finales de noviembre, supondría que no finalizarían hasta octubre. Tercero reconoce que la Conselleria tiene potestad para adjudicar en función de su disponibilidad económica, sobre todo teniendo en cuenta que en un principio las obras se calculaban en un coste que superaba el millón de euros, pese a que en estos momentos se han adjudicado en 819.000 €.

Pese a todo, el periodo de obra generaba serios problemas para un municipio turístico como lo es Oliva, es por ello que el consistorio está en permanente contacto con la empresa adjudicataria para facilitarle el trabajo al máximo posible posibilitando así que se de el compromiso de que las obras finalicen durante el mes de junio, o a principios de julio. Se trata de obras muy importantes, consistentes en la instalación de dos colectores en una zona que ha crecido de forma importante y que hasta ahora contaba con sólo un colector que se quedaba excesivamente escaso para trasegar toda el agua, ya fuera de lluvia o fecal, que en determinados momentos circula por la zona, sobre todo con lluvia, lo que provocaba constantes inundaciones en la zona. Ahora se ha instalado un colector para recoger el agua de lluvia con capacidad suficiente para garantizar que la playa aguante lluvias moderadas e intensas, y un segundo colector, conectado con la depuradora que será el que recoja y conduzca las aguas negras y fecales. De momento parece que el momento crítico de las obra ha pasado, ya que se produjeron problemas en la zona de la redonda del ánfora y por el bajísimo nivel freático de la zona, pero ahora todo parece mucho más fácil y rápido