Hallada en la Cova Foradà de Oliva la conexión anatómica más completa de un neandertal, de más de 40.000 años


El diputado de Cultura de la Diputación de Valencia, Salvador Enguix, y la directora general de Patrimonio Cultural Valenciano, Paz Olmos, han presentado hoy las conclusiones arqueológicas y antropológicas de los restos humanos hallados en la Cova Foradà de Oliva. A la presentación ha asistido también el Jefe de la Sección de Estudios Arqueológicos de la Diputación de Valencia, José Aparicio, quien localizó los restos en la campaña de excavación desarrollada por la SEAV durante este verano.




 

Hallada en la Cova Foradà de Oliva la conexión anatómica más completa de un neandertal, de más de 40.000 años

Se trata de un hallazgo “de capital importancia porque es el esqueleto de Neandertal más completo hallado en toda la península, desde el cráneo hasta la primera vértebra sacra”, ha señalado Enguix.

 

La directora general de Patrimonio ha coincidio con el diputado en señalar que “la gran noticia es que nunca había aparecido huesos unidos a la columna vertebral, por lo que es un hallazgo de primera magnitud que será estudiado por la antropóloga y doctora Eulàlia Subirà de la Universitat Autònoma de Barcelona, y la restauradora del Institut Català de Paleoecologia Humana y Evolució Social, Gala Gómez”.

 

En su intervención, José Aparicio ha datado el hallazgo en más de 40.000 años y ha explicado que se cumplen 33 años desde el inicio de las excavaciones en el yacimiento de la Cova Foradà, situado a 5Km al SE de Oliva. “A partir del segundo metro de tierra estéril empezaron a surgir los primeros restos paleontológicos; hoy nos encontramos a 9 metros de excavación y continuaremos excavando la cueva con la esperanza de llegar a encontrar restos del Paleolítico Inferior”, ha comentado.

 

La Cova Foradà se abre en roca caliza, en la cúspide y vertiente oeste de una loma de escasa altura que forma parte, con otras, del conjunto de las llamadas Muntanyetes de Oliva, últimas estribaciones de la Serra de Mustalla sobre la llanura aluvial litoral del Golfo de Valencia. La cueva se halla situada en un ambiente rico, en un marco montañoso en el que la presencia de cursos de agua ha sido permanente y la presencia de lagunas-albuferas fluctuante,aunque constante en un caso u otro a lo largo del tiempo.

 

En la campaña de excavación de 2010 se decidió continuar con la excavación de las cuadrículas C-14 y C-15 donde ya en el año 2000 se extrajeron los restos de un maxilar y varios fragmentos craneales de un Neandertal. Por este motivo entre el equipo de excavación se ha contado con la presencia de dos antropólogos, M. Eulàlia Subirà y Jordi Ruiz, ambos pertenecientes a la Unitat d’Antropologia Biològica de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), y que en los últimos años llevan a cabo el estudio de los restos humanos que aparecen en la cueva en colaboración con Gala Gómez Merino y Carlos Lorenzo del Institut de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) de Tarragona.

 

El día 9 de agosto se puso al descubierto los restos de un cráneo bastante completo atribuibles a un espécimen de neandertal. En los días sucesivos se tuvo la oportunidad de poner al descubierto la parte superior del esqueleto de un neandertal que incluye desde el cráneo hasta la primera vértebra sacra. El cuerpo se halló en posición de decúbito lateral izquierdo.

 

El hallazgo es importante por lo completo del esqueleto y por hallarse con las articulaciones óseas en estrecha conexión anatómica, es decir con las conexiones entre los huesos tal y como los presentaban en vida, sin que presenten desplazamientos. En la mayoría de los hallazgos de neandertales en cuevas los restos son escasos,  fragmentarios y se hallan esparcidos y con marcas de haber sido transportados y consumidos por depredadores. Las diversas campañas de excavación en la cueva han evidenciado la presencia de hienas que cohabitaron con los hombres, sin embargo este individuo quedó libre de ellas por lo que su estudio puede ahora aportar nuevos datos de cómo eran y vivieron.

 

La excavación ha sido muy lenta en todo momento debido a que los huesos estaban inmersos en concreciones calcáreas. Por este motivo se optó por proceder a la extracción de todo el bloque cementado con los restos inmersos para su excavación posterior en el laboratorio.

 

El estado de los fósiles es muy delicado, son muy frágiles, y están cementados en un bloque de sedimento muy carbonatado. Por ello, antes de su excavación en el laboratorio se someterá a  una tomografía axial computarizada (TAC) y a otros tratamientos de imagen  con el fin de conocer el estado de conservación del hueso y facilitar así la excavación del bloque en el laboratorio.

 

Para la extracción de los restos del bloque y limpieza se utilizarán medios mecánicos bajo lupa binocular. Los tratamientos se realizarán en el Laboratorio de Restauración del IPHES en Tarragona, que cuenta con los medios necesarios para tratar este tipo de material óseo bajo la dirección de Gala Gómez Merino. Asimismo se tomarán muestras para los posteriores estudios que se quieran realizar.

 

Una vez liberados los huesos se realizará el estudio antropológico bajo la dirección de la Dra. M. Eulàlia Subirà de la UAB en colaboración con miembros del IPHES y siempre bajo la supervisión del Director de la excavacion y de la SEAV  Dr. José Aparicio Pérez.

 

Junto al estudio de los restos humanos se abordarán también completos estudios paleontológicos, sedimentológicos, antracológicos,palinológicos y se ampliará el número de dataciones ya existente por el C-14, utilizando otros métodos  para momento en los que el C-14  no alcanza.