Signes exige a la Generalitat que cumpla sus compromisos en cercanías


El diputado socialista insta al Consell a presupuestar para 2011 sus compromisos en infraestructuras ferroviarias de cercanías, “como ha hecho el gobierno de España con el AVE”.




 

Signes exige a la Generalitat que cumpla sus compromisos en cercanías

El Portavoz de Infraestructuras y Transportes del Grupo Socialista en Les Corts, Francesc Signes, ha presentado una iniciativa parlamentaria en la que solicita al Consell “que en el presupuesto de 2011 consigne las dotaciones necesarias para el cumplimiento de los compromisos tomados en el Plan de Infraestructuras Ferroviarias de Cercanías para la Comunidad Valenciana 2010-2020” acordado entre Camps y el Ministro de Fomento y presentado el pasado mes de abril.

Según ha explicado, el objetivo de esta propuesta es que “al igual que el Gobierno de España ha cumplido su compromiso con la llegada del AVE a la Comunidad Valenciana, el Consell no pueda ni deje de cumplir con los compromisos en transporte ferroviario de cercanías”.

El portavoz socialista ha recordado que las obras que debe ejecutar el Consell dentro de este plan “ascienden a 555 millones en los próximos 10 años” y éstas “son esenciales para optimizar los efectos de la llegada del AVE”, ya que “entre ellas se encuentra el tramo Dénia-Alicante del Tren de la Costa, necesario para conectar a los viajeros procedentes de Madrid con toda la zona turística de la Comunidad Valenciana”. Además, ha apuntado que entre las actuaciones también se encuentran la adecuación de la línea Xàtiva-Alcoi y las nuevas estaciones de Albaida, Ontinyent y Elda.

Finalmente, Signes ha explicado que “aunque la duplicación de la vía existente entre Cullera y Gandia hoy corresponde a Fomento desde el pasado mes de abril y debe ser ejecutado también con toda celeridad, esta actuación debería estar ya finalizada”, puesto que “figuraba dentro del Plan de Infraestructuras Estratégicas (PIE) 2004-2010 de la Generalitat, con financiación a cargo del Consell por un importe de 235 millones”. “Un trabajo que nunca llegó a ejecutar”, ha denunciado.