El mal tiempo desluce el puente del Pilar en la Safor


La previsión de lluvia para el Pilar deja los hoteles de Gandia al 60% de ocupación.




 

El mal tiempo desluce el puente del Pilar en la Safor

El mal tiempo previsto para el puente del Pilar ha reducido las reservas en los hoteles de la playa de Gandia. La mayoría de establecimientos tienen una ocupación de entre el 50 y 60%, excepto los hoteles que están en primera fila que tienen casi el 100% de sus habitaciones reservadas.

El Presidente de la Asociación de Hoteles de la Safor, Pablo del Castillo, ha explicado que el puente de la Hispanidad es un poco complicado y no se trata de un buen puente, salvo que haga un tiempo excelente. Y este no parece el caso.

La buena noticia es que la mayoría de hoteles de la playa, espera dentro de unos días el comienzo de la temporada del IMSERSO, que llenará muchos establecimientos y permitirá que puedan seguir abiertos durante los meses de invierno.

Los responsables de los diferentes locales expresaron que las fiestas del Nueve de octubre y el Día de la Hispanidad no suelen ser días de trabajo excesivo, pero señalaron que el mal tiempo ha reducido aún más las reservas para estas fechas. Sólo algunos establecimientos de primera línea de la playa alquilan todas sus habitaciones durante el puente. De todas maneras, ha añadido que estas fechas son malas, ya que las vacaciones de verano están recientes y mucha gente aún las está pagando.

Por lo que respecta al gremio de Hosteleros de la Safor (Asemhtsa), y a pesar de las malas expectativas del mal tiempo, les resultados no han sido tan malos como se esperaban, ya que los locales de restauración de la ciudad de Gandia sí que están rozando unos datos de clientes parecidos a los registrados los años anteriores. La noche de ayer domingo fue la peor de todas, ya que la zona de la playa de Gandia se quedó vacía de gente.

El Presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Safor, Federico Millet, ha manifestado que la mala predicción meteorológica no se ha notado en exceso por las visitas de la gente que continúa saliendo fuera de casa a consumir a los locales de restauración.