El BLOC de Gandia pide el mismo trato para los últimos propietarios de Simancas


Los eco-nacionalistas alertan que el Ayuntamiento de Gandia podría expropiar por 42.000 euros a los propietarios que recurrieron, frente los 72.000 que se ha pagado al resto. Por su parte, el gobienro local de Gandia garantiza que todos los vecinos de Simancas cobrarán lo mismo por sus viviendas.




 

El BLOC de Gandia pide el mismo trato para los últimos propietarios de Simancas

Según el portavoz del BLOC de Gandia, Josep Miquel Moya, ahora es el momento de cumplir aquella palabra. Ahora es el momento de demostrar generosidad. Ahora es el momento de demostrar que el Ayuntamiento de Gandia no va a vengarse de ningún ciudadano por mucho que este haya acudido a los tribunales en defensa del que considera sus legítimos intereses. Porque, si no se hace así, el que puede ser un magnífico proyecto tendrá por siempre, una mancha moral”.

Se está procediendo a los preliminares para el derribo de Simancas y, con eso, se está iniciando la construcción de uno nuevo barrio. Aunque eso puede ser un motivo de alegría, una señal de progreso, a algunos (los que nos hemos criada ahí) nos invade un poco de tristeza. Nunca más volveremos a ver el viejo Simancas. El barrio se ha ido transformando y hemos visto como han ido desapareciendo la antigua fábrica de Nogueroles, los trinquetes viejo y nuevo… y ahora, Simancas.

Hemos estado y continuamos estando a favor del proyecto porque puede suponer la revitalización del barrio y una mejora en la calidad de vida de sus vecinos. Sin embargo, desde hace mucho tiempo, nos ha hecho el efecto que ha falto sensibilidad en la gestión.

Hoy se nos dice que tres de los legítimos propietarios de Simancas, tienen o tendrán una orden de desalojo por poder cumplir la expropiación de sus bienes. Encentaran una batalla jurídica y la han perdida. Así son las cosas, nos gustan o no.

Pero el gobierno del Ayuntamiento de Gandia aún está a tiempo de minimizar las repercusiones y, porque no decirlo, hacer, también justicia. A esos tres propietarios que, certeramente o no, pero legítimamente y con la convicción de que estaban defendiendo sus intereses, se los amenaza con una expropiación por bajo del precio que el mismo Ayuntamiento ha pagado a numerosos propietarios. Porque el Ayuntamiento de Gandia ha venido comprando los pisos de Simancas por 72.000 €. Y ha comprado muchos.

Pero pretenden expropiar a los propietarios que recurrieron por 42.000, que es el precio de tasación que se aprobó (con nuestro voto en contra) en mayo de 2009. En ese plenario, ya advirtiéramos del que podría ser una nefasta injusticia: que, por el mismo bien, a unos propietarios se los pagará 72.000 € y a otros (por el hecho de plantear una batalla judicial, es decir, por molestar) se los podría pagar 42.000. Es decir, que o la tasación estaba mal hecha o el Ayuntamiento había pagado los pisos por encima de su precio, cosa que tampoco puede hacer.

En ese plenario, el concejal de urbanismo prometió, solemnemente, que “no habrá personas que cobran menos que los otros. Eso está clarísimo y lo manifiesto aquí públicamente porque quedo constancia donde deba quedar constancia”. Ahora es el momento de cumplir aquella palabra. Ahora es el momento de demostrar generosidad. Ahora es el momento de demostrar que el Ayuntamiento de Gandia no va a vengarse de ningún ciudadano por mucho que este haya acudido a los tribunales en defensa de lo que considera sus legítimos intereses. Porque, si no se hace así, el que puede ser un magnífico proyecto tendrá por siempre, una mancha moral. Y, ahora, que el viejo Simancas empieza a desaparecer y que aquel proyecto que encentáramos el año 2004 empieza a entreverse, es justo que lo haga limpiamente y que sea un motivo de orgullo para todos y no un mal recuerdo para algunos.

Por su parte, el Teniente de Alcalde de Territorio desmiente que vayan a haber “venganzas” con los vecinos que han llegado hasta los tribunales, tal y como había dejado entrever Josep Miquel Moya (BLOC). Mut ha asegurado que los vecinos de Simancas que han llegado hasta los tribunales para evitar marcharse del edificio para su remodelación, cobrarán la misma cantidad que el resto, tal y como prometió el Gobierno, cuando llegue el momento de la expropiación.

Con estas palabras, Mut responde al líder del Bloc en Gandia, Josep Miquel Moya, que dejó entrever que el Ayuntamiento iba a vengarse de estos vecinos por su oposición negociando una expropiación a un precio inferior al pactado con el resto de los vecinos.

Mut ha asegurado sentir “vergüenza” ante esa expresión de posible venganza lanzada desde el BLOC y ha garantizado que no se va a castigar a nadie y se cumplirá lo prometido: se pagará lo mismo a todos, pero ni un céntimo más.