Se suceden los robos de cobre y naranjas en los campos de Tavernes


Tavernes es una de las localidades de la comarca de la Valldigna que más está sufriendo los robos de cobre y gasoil. Un ejemplo de ello lo encontramos en la madrugada del pasado sábado, cuando un grupo de cacos destrozó el motor de riego del camino de la Séquiva la Bova.




 

Se suceden los robos de cobre y naranjas en los campos de Tavernes

Los ladrones rompieron los candados de seguridad y las barras de hierro que refuerzan las puertas del motor, para cortar el cableado de todos los cuadros eléctricos hasta sus conducciones por el subsuelo. Se llevaron gasoil e intentaron reventar varios motores y generadores para extraer el cobre que tiene en su interior.

 

Según el concejal de Agricultura, Mario Enguix, “esta situación está provocando un destacado malestar entre el sector citrícola”, ya que este robo supuso 30.000 euros de daño en cables y reparaciones”. Asimismo, Enguix destacaba que “estos robos dificultan aún más la crisis económica y el paro entre el sector del agricultor que son los principales afectados de estas fechorías”.

 

Estos hechos se han producido en el momento en que el Gobierno Municipal pretende cerrar los caminos de la Partida, con el fin “de extremar la vigilancia y evitar el paso de delincuentes que roban los motores de los campos de cultivo”.

 

Por su parte, los agricultores consideran esta medida muy positiva ya que permitirá dificultar los robos e, incluso, esperan que se aplique también en otras zonas del término que necesitan el cierre de los caminos rurales para tener más controlados a los ladrones.