Gandia entregará su primera medalla de honor a la Compañía de Jesús


Se trata de una distinción que reconoce los méritos extraordinarios de una entidad o persona por sus servicios a la ciudad.




 

Gandia entregará su primera medalla de honor a la Compañía de Jesús

El Año Borja llega a su día más importante, en el día que le da sentido. Hoy jueves, 28 de octubre, se celebran 500 años del nacimiento de Francesc de Borgia. Y será el día en que Gandia hará entrega de su primera Medalla de Honor, que será para la Compañía de Jesús, de la que el patrón de la ciudad fue III General.

Según ha explicado el director de Políticas Culturales, Antoni Durá, esta Medalla de Honor se entrega “para reconocer los méritos extraordinarios de una entidad o persona por sus servicios a la ciudad”. Se trata de una de las distinciones que puede hacer entrega una ciudad junto a otros como la de Hijo Adoptivo o Hijo Predilecto. La Medalla de Honor solo se puede entregar, una cada año y nunca más de 10 mientras las personas que las tengan estén vivas.

En este caso, Gandia ha considerado la aportación patrimonial, social, educativa y religiosa de los jesuitas en Gandia, digna de recibir esta mención especial, fundada también en la “profunda y arraigada relación de la Compañía de Jesús con Gandia”, tal y como ha dicho Durá.

La Medalla, ha dicho Durá, está sellada en oro y al revés se puede leer el nombre de la entidad que la ha acogida, que en esta ocasión tan especial ha sido la Compañía de Jesús, de la que Francesc de Borgia fue III General y desarrolló su tarea religiosa que le valió para ser nombrado Santo.

Con motivo de la efeméride que celebra hoy Gandia y por la importancia de esta Medalla de Honor, la Compañía de Jesús estará representada por su XXX Prepósito General de la Compañía de Jesús, el padre Adolfo Nicolás. Un cargo, el de Prepósito General, que ostentó en su día Francesc de Borgia.

Durá ha explicado que el expediente que avala la decisión municipal ha estado desarrollado por la secretaría general del Ayuntamiento de Gandia y por el CEIC Alfons el Vell. Este informe señala que los jesuitas “han estado presentes en la ciudad desde 1545, ocupando del colegio de San Sebastián, que fue fundado por el duque Francesc de Borgia, y que pasó a ser primera Universidad Jesuítica del mundo”.

La presencia de los jesuitas en Gandia se interrumpió el año 1767, cuando Carlos III decretó su expulsión. Y el año 1772, se suprimió la Universidad de Gandia. Muchos años después, la Compañía de Jesús se implantó de manera firme de nuevo en Gandia y adquirió el palacio Ducal en subasta pública el año 1888, motivados por la figura de Francesc de Borgia.

Con esta compra se inició la restauración del edificio, que de esta manera, según ha dicho Durá, “quedó garantizada su integridad, estando sano y salvo para la ciudad”. Además, desde 1940, varias generaciones de gandienses reciben educación en el colegio del Palacio, renombrado Borja Jesuitas.

El año 1946 el Palacio fue declarado Monumento Histórico Artístico y al 1993, el Ayuntamiento y la Compañía de Jesús signaran un convenio para su restauración. Por último, el 2008 se constituye la Fundación Palacio Ducal de los Borgia para garantizar la restauración completa del edificio.

Por su parte, el concejal de Plataforma de Gandia, Javier Soldevila, ha expresado la satisfacción de su grupo municipal “en este reconocimiento por la tarea de los jesuitas a Gandia” y ha destacado el papel de la Fundación Palacio Ducal y de algunas actuaciones como la restauración de la Galería Dorada y de las obras de Gaspar de la Huerta, que se encuentran ahora expuestas en la iglesia del Beato de Gandia.