Nueva ordenanza pública de Gandia contra las actitudes incívicas


Desde el pasado 1 de noviembre entró en vigor la nueva normativa de convivencia que tratará de hacer de Gandia una ciudad que esté siempre limpia. Habrá un refuerzo policial y grupos de voluntarios para hacer cumplir la normativa y por reparar desperfectos, concienciar y divulgar la normativa, respectivamente.




 

Nueva ordenanza pública de Gandia contra las actitudes incívicas

El Ayuntamiento de Gandia ha iniciado hoy la aplicación del ordenanza cívica de convivencia que tiene el objetivo de evitar los actos vandálicos y las conductas incívicas que perjudican la convivencia entre los ciudadanos, como las peleas o la prostitución en la vía pública, o acciones incívicas que ensucien las calles y los espacios públicos de la ciudad ducal, mediante sanciones que van desde los 750 euros a los 3.000 euros para las conductas más graves.

El departamento de Servicios Básicos al Ciudadano de Gandia ha ampliado su plantilla en 48 personas más que se dedicarán a velar por el mantenimiento de las calles y espacios públicos de la ciudad ducal, mediante tareas de limpieza, mantenimiento y vigilancia de los espacios públicos para garantizar que se cumpla la normativa vigente en materia de convivencia cívica en la capital de la Safor.

El Alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, ha anunciado que la ciudad “le declara la guerra a las actitudes incívicas” con la puesta en marcha del ordenanza pública de convivencia con un objetivo claro: que Gandia sea una ciudad permanentemente limpia.

Según ha explicado José Manuel Orengo, se trata de una ordenanza que se ha consensuado con los vecinos y con los partidos políticos y con la que se pretende acabar con “actitudes incívicas como las cacas de los perros, el vandalismo a la vía pública y con el mobiliario urbano, los grafitis, y la prostitución en la vía pública”. 

Por este motivo, el Alcalde ha anunciado que serán “muy contundentes” y ha anunciado dos líneas de actuación para conseguirlo: las sanciones y la mejora de las brigadas de mantenimiento y reparación de la vía pública, activando así los departamentos de Seguridad y Servicios Básicos al Ciudadano.

El Alcalde ha hecho referencia al hecho de que, actualmente, “Gandia presenta una imagen muy bonita que se ha conseguido con el esfuerzo, el trabajo y unas inversiones muy grandes que nos han hecho ser un referente”, y ha añadido que ahora, lo necesario es “la colaboración de los vecinos para que haya un mantenimiento adecuado y digno del que se ha hecho”. Además de las medidas anunciadas, José Manuel Orengo también ha dicho que se informará, mensualmente, “de las multas y acciones de reparación, así como su coste, que se realizan en estos campos”.

Por su parte, el teniente de alcalde de Seguridad, Vicent Mascarell, ha dicho que el reto de su departamento es “hacer cumplir esta nueva ordenanza”, por lo que ha anunciado la puesta en marcha de una unidad cívica, un grupo de 12 policías que han sido formados especialmente en esta materia para hacer cumplir los diversos aspectos de la ordenanza.

Por último, el responsable de Servicios Básicos al Ciudadano, Vicent Mengual, se ha encargado de explicar las tareas que se realizarán desde su departamento para garantizar que la ciudad se mantenga impecable. Según ha explicado, se pone en marcha un grupo de voluntarios sociales que se encargarán de divulgar y concienciar en lo necesario hacer y no hacer para garantizar la convivencia entre los ciudadanos. Además, esta brigada se encargará de dar “respuesta inmediata” a las acciones y demandas de los vecinos por acciones que hayan repercutido en la vía pública, realizando reparaciones o limpieza del mobiliario urbano.