El proyecto 'Ponte en marcha' promueve la integración social a través del deporte de mujeres magrebíes en Gandia


El proyecto Ponte en marcha: actividad física saludable para mujeres inmigrantes magrebíes ha iniciado su segunda edición el primer semestre de este curso académico. La iniciativa, que fomenta la integración social a través del deporte de las mujeres de origen magrebí residentes en Gandia, está financiada por el Consell Valencià de l’Esport y gestionada por la Asociación de Gestores Deportivos Profesionales de la Comunidad Valenciana. Ademas, cuenta con la colaboración del Vicerrectorado de Deportes del Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia, de la unidad de investigación Deporte e inserción social de la Universidad de Valencia y del Ayuntamiento de Gandia.




 

El proyecto 'Ponte en marcha' promueve la integración social a través del deporte de mujeres magrebíes en Gandia

Según Kety Balibrea, responsable del proyecto del Vicerrectorado de Deportes en el Campus de Gandia de la UPV, con esta actividad se promueve que las mujeres magrebíes amplíen su presencia y actividades en espacios públicos,  al tiempo que se potencia el auto-cuidado a través del deporte. El proyecto tuvo una primera edición en enero de 2010 y la buena acogida ha impulsado a las instituciones participantes a realizar una segunda edición en el primer semestre de este curso académico, en la que se han completado las plazas ofertadas.

 

Las sesiones deportivas las imparte una monitora titulada en educación física de origen marroquí, en espacios que proporcionan privacidad a mujeres que no están habituadas a realizar actividades físicas a la vista del público; durante la sesión deportiva los niños se encuentran en una ludoteca  habilitada en un espacio anexo al gimnasio, algo que, según Balibrea, es fundamental para que las generaciones futuras y presentes se familiaricen con la actividad física, especialmente la realizada por las mujeres.

El Campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia colabora en el proyecto a través de la participación de dos estudiantes voluntarias, Patricia Merayo y Vicenta Mª Serrano y proporcionando apoyo técnico para realizar las sesiones.