Los centros de secundaria de Bellreguard reducen el absentismo escolar


Cerca de finalizar el pasado curso, los diferentes municipios que dependen del Instituto de Secundaria Joan Fuster de Bellreguard, aplicaron acciones de coordinación de los recursos propios para abordar con eficiencia el absentismo escolar. Para hacer el seguimiento de los casos en cuestión, el Ayuntamiento de Bellreguard, a través de sus Concejalías de Educación y Políticas Sociales, convocó una reunión, que tuvo lugar en las dependencias municipales, para avanzar en este importante asunto.




 

Los centros de secundaria de Bellreguard reducen el absentismo escolar

El Alcalde de Bellreguard, Pere Cremades, la concejala de Educación y Cultura, Encarna Garrigós, representantes de la Policía Local y la trabajadora social, técnica de Servicios Sociales de la Mancomunidad de Municipios de la Safor, han repasado diversos temas en torno a esta problemática y analizado la situación actual con el objetivo de comprobar los avances conseguidos y encontrar los puntos débiles de las acciones programadas para mejorar los procedimientos.

La técnica encargada del programa de habilidades sociales y absentismo escolar se ha convertido, junto a su departamento, en coordinadora de todas las acciones que, desde los pueblos, están llevando a cabo para acabar con esta situación. El absentismo, no sólo es un problema escolar que deriva en unas consecuencias que pueden dañar la sociedad. Muchas veces, evidencia un problema familiar que también se puede tratar. De hecho, sin ir más lejos, desde los Servicios Sociales de la Mancomunidad, gestionados por la Consejera Delegada y Concejala de Políticas Sociales, Dora Salavert, tratan de dar solución y ayudar a las familias que sufren este problema.

Tal y como comentaba el alcalde, Pere Cremades, "la buena noticia es que, a raíz de una mayor presión y vigilancia policial que se hace desde Bellreguard, la coordinación y complicidad de la Policía Local y responsables políticos del resto de municipios, el trabajo de la Guardia Civil dentro de sus planes de control y prevención, de la colaboración con los responsables del centro y del trabajo del área de Políticas Sociales de la Mancomunidad, hemos conseguido una drástica reducción del absentismo escolar en el Instituto y, con ello, de los actos de vandalismo que, a veces y como consecuencia del mismo, se producían alrededor del propio centro".

El compromiso firme de acabar con este problema se ha convertido en uno de los principales objetivos para este curso escolar en el Ayuntamiento de Bellreguard. Por un lado, implicando en esta tarea a las familias y apelando a su responsabilidad como padres y madres con los menores implicados, pero, por otra parte, también respondiendo a su responsabilidad penal.