El PP exige una consulta popular sobre la remodelación de la Plaza del Prado


El PP exige una consulta popular para que sean los vecinos y comerciantes los que elijan el modelo de plaza que desean. Soler: “esta es una nueva chapuza de Orengo. En esta ciudad tenemos dos modos de hacer las cosas el de los problemas del PSOE y el de las soluciones del PP”. Soler “la ineficacia de Orengo y sus concejales la pagamos de nuestro bolsillo todos los ciudadanos de Gandia”




 

El PP exige una consulta popular sobre la remodelación de la Plaza del Prado

De “nueva chapuza” ha calificado el Vicesecretario de Comunicación del PP Gandia, Víctor Soler, el anuncio de remodelación de la Plaza Prado por parte del gobierno municipal.

“No sólo nos va a costar dinero a todos los gandienses, sino que la desinformación sobre el proyecto de remodelación es total entre vecinos y comerciantes de la zona” ha indicado Soler.

Para Soler es una auténtica tomadora de pelo “el préstamo encubierto en el que va a incurrir el gobierno local, una prueba más de que la ineficacia de Orengo y sus concejales la tenemos que pagar todos los ciudadanos”.

Los populares exigen al gobierno que se de “toda la información del proyecto a los vecinos y comerciantes de la zona y conminan a que se realice una consulta popular para decidir qué proyecto resulta más interesante para el Prado, si el proyecto fantasma de Orengo o el presentado por el PP hace unos meses” ha aseverado Soler. “Esta es la prueba evidente de nuestro modelo alternativo de ciudad, a cada problema creado por el PSOE, una solución proyectada por el PP”.

A su vez la respuesta dada por el concejal Boix en este tema no hace sino “preocuparnos más al ver que clase de dirigentes tenemos en esta ciudad”. Para el portavoz de los populares “el gobierno repite la misma estrategia, intentan solucionar un problema creado por ellos cerca de las elecciones con la finalidad patente de engañar a la ciudadanía”. Para Soler, este tipo de actitudes dan buena muestra de que el gobierno socialista de Gandia no es un gobierno de fiar”.