AVA-ASAJA constata graves daños en cítricos y exige evitar el envío de fruta dañada por las heladas


AVA-ASAJA advierte que la sucesión de heladas en lo que llevamos de diciembre y sobre todo la fuerte bajada de las temperaturas registrada en zonas del litoral durante la madrugada de Navidad y la noche pasada provocarán daños importantes, aunque no generalizados, en la cosecha de naranjas así como la pérdida casi total de las hortalizas de invierno y de lo poco que quedaba por recolectar de caquis.




 

AVA-ASAJA constata graves daños en cítricos y exige evitar el envío de fruta dañada por las heladas

La organización agra­ria alerta de que los fríos han llegado en un momento es­pecialmente “inoportuno”, justo cuando la campaña ci­trícola empezaba a recuperarse del hun­di­mien­to en las cotizaciones provocado hace se­ma­nas, entre otras cosas, por la mala gestión de muchos comercios, que se pre­ci­pi­ta­ron al remitir partidas aún inma­du­­ras. Por todo ello, el presi­den­te de AVA-ASAJA, Cris­tó­b­al Aguado, hace un lla­­­mamiento a las autoridades pa­ra evitar “a toda costa” que llegue al mer­ca­do fruta da­ña­­da por frío y ad­vier­te que “todo el sector naranjero espa­ñol se juega su credibili­dad”.

La organización exige que se garantice que la inspección abarque no sólo los pun­t­os de ven­ta y los al­ma­­cenes de confección sino que se extienda también a pie de cam­­­­­po, donde existe un vacío legal que permitiría que se ‘colase’ fruta sin la calidad ne­ce­saria para su venta. “Si que­re­mos sal­var la co­secha de naranjas que nos quede aún en condi­ciones, que segu­ra­men­te no se­rá po­ca, te­ne­mos que controlar la comer­cia­liza­ción pero también la re­­colec­ción y evi­tar que se pro­duzca un efecto rechazo entre los con­­sumidores”, aler­ta Aguado. El máximo responsable de AVA-ASAJA recuerda lo acon­tecido en las he­ladas de 2005 –más des­truc­ti­vas que la actual- pe­ro en las que se cometió el “histórico error” de remitir mi­­les de to­nela­das de naranjas afectadas, lo que im­pidió rentabilizar la fruta que no se vio daña­da. Con todo y teniendo en cuenta las heladas que se han dado en otras zonas me­di­te­rráneas, en Florida (EEUU) así como las inun­daciones en An­da­lu­cía, es casi se­guro que la oferta de naranjas en la segunda parte de la campaña se reducirá lo que puede propiciar un repunte de los precios.

La caída de las temperaturas acontecida en diferente grado durante hasta tres no­ches del pre­sen­te mes, ha provocado la pérdida de la mayor par­te de la cosecha hor­ti­cola de tem­po­rada –fundamentalmente de alcachofas, coles y le­chu­gas y ha dañado seriamente al poco caqui que quedaba por recolectar. En cítricos, junto a las heladas par­­ciales del día 17, en las últimas 72 horas se han registrado tem­pera­tu­ras de -4 en casi todas las comarcas citrícolas, con especial crudeza en La Cos­te­ra, Camp de Tú­ria y Ribera Alta. Pese a que aún se requerirá de más tiempo para hacer un balance completo, las variedades más afectadas son las más inmaduras, como la na­ran­ja Lane-late pero también lo que quedaba por recolectar de Navelina, Navel y manda­rinas Nules.

AVA-ASAJA destaca que circunstancias como las que ahora se viven vuelven a de­mostrar la necesidad de asegurar las cosechas. “La mejor manera de impedir que lle­guen naranjas dañadas es que el agricultor cobre una indemnización por el seguro”, con­cluye Aguado.