AVA-ASAJA denuncia ante Competencia al Club por intentar monopolizar la Nadorcott


AVA-ASAJA ha denunciado al Club de Va¬riedades Vegeta¬les Protegidas (CVVP) ante la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) por tratar de monopolizar la comercialización de la mandarina Nadorcott. La acción presentada afecta también a Carpa Dorada SL, que ostenta la licencia de explotación exclusiva de este cítrico en la Península y que llegó a un acuerdo con el CVVP para cederle su gestión. Concretamente, la organización agraria acusa a sendas entidades de haber aprovechado su posición de dominio sobre el cítrico para restringir la competencia y controlar su producción y venta.




 

AVA-ASAJA denuncia ante Competencia al Club por intentar monopolizar la Nadorcott

La denuncia presentada forma parte de la batería de iniciativas legales anunciadas por la Aso­cia­ción de Operadores de Variedades Vegetales (ASOVAV), que integra a alrede­dor de 200 pro­­­­­­­­­­­ductores y comercializadores ‘legales’ de esta variedad y que nació en el se­no de la pro­pia AVA-ASAJA. En el escrito remitido se recuerdan los orígenes de este con­flic­­­­to y la presión judicial y me­diá­ti­ca que se ejerció a todos los niveles. Efec­­ti­va­men­te, se des­­cri­­ben las acciones protagonizadas en los juzgados y medios de co­mu­­­­nicación por Ges­li­ve (Ges­tión de Licencias Vegetales AIE), al que se le en­­­­­­cargó exigir el pago de ro­yal­ties a los pro­­­duc­tores de este cítrico (la llamada ‘re­gu­la­ri­za­ción’). Se documentan también las ac­cio­nes realizadas pa­ra “in­du­­cir a error” al ci­tri­cul­tor -que sólo podría acu­dir a la re­gulación para ven­­der su cosecha-; a los al­ma­cenes de confección -que debían ru­bricar los lla­ma­dos ‘con­­tra­­tos de adhe­sión’ con el CVVP pa­ra no te­­ner pro­ble­mas judicia­les en caso de co­­merciali­zar­la- y en última instancia, a las gran­des ca­­­denas de dis­tribución, a las que tam­bién se ad­ver­tía que sólo podían adquirir esta fruta a los al­­­ma­ce­nes ‘au­to­ri­za­dos’. Según reza la de­nuncia, se creó “un círculo vicioso” basado en un sistema de tra­za­bi­lidad que permite di­fe­ren­ciar la presunta fruta ‘legal’ de la que no lo es.

En definitiva y con la intención de “monopolizar el control del producto”, la denuncia con­­­cluye que el CVVP se excede en las facultades reconocidas por la legisla­ción y la juris­pru­­­dencia en la materia, que en estas concretas circunstancias limitan la capacidad de con­trol del obtentor a la fa­se de re­pro­duc­­ción y expansión en viveros de ése material vegetal y no a su cosecha, al fruto.

Por su parte, ASOVAV ha iniciado una serie de encuentros con patronales y res­pon­sa­­­bles de compras de las cadenas de super­mer­cados europeas, para ase­so­rar­les jurídica­men­te e infor­mar­­­les de los últimos avances en la ‘batalla judicial’ que se mantiene con el CVVP. En primera instancia, se aclarará que todos los agri­cul­­tores que plan­ta­ron/in­jertaron la mandarina antes del 15 de febrero de 2006 ‘no regularizados’ no co­me­tie­ron nin­gún delito y que fren­­te a ellos sólo cabría reclamar una ‘indemnización razo­na­ble’. Junto a ello, se com­­­partirá con la gran distribución lo que el propio Club –como argumenta la denuncia ante el CNC- reconoce ante los tribu­na­les, esto es, que los almacenes no requieren de su li­cen­cia para venderles la Na­dorcott. Actitud que, sin embargo, contrasta con las car­tas que estos me­­ses está remi­tien­do a los responsables de compras de las grandes cadenas, en las que el CVVP les advierte so­bre qué comercios tienen “el título legítimo para comercializar” la Nadorcott.

Con tales prácticas, las empresas denunciadas han consolidado un doble mercado en torno a esta va­rie­dad, con altas cotizaciones en origen para la mandarina controlada por ellos y sen­­­­­sible­mente más bajas para el resto. Para garantizar al co­mer­cio y a la gran dis­tribución el ori­­gen le­gí­­ti­mo de la Nadorcott y exonerarles de cualquier responsabilidad, ASO­VAV ofrecerá a sus productores aso­­­­ciados un completo sistema de traza­bi­­lidad que per­­mitirá acre­­ditar que la fruta es le­­gal en tanto se plan­tó antes del referido 15 de febrero de 2006.