Gandia propone reducir la conflictividad de algunos barrios a través del urbanismo


Las zonas más problemáticas se sitúan en Santa Anna, Beniopa, Grupo Porta, Raval y Plaza del Castell. Tres programas urbanísticos fomentarán un ambiente pacífico. Mut propone crear una especie de Ayuntamiento en la playa para potenciar la desestacionalización y la habitabilidad de las viviendas durante todo el año




 

Gandia propone reducir la conflictividad de algunos barrios a través del urbanismo

Según los estudios sociológicos y urbanísticos realizados para el plan estratégico Gandia 2025, en la ciudad existen cinco zonas de peligrosidad manifiesta: el barrio de Santa Anna, una pequeña área al norte de Beniopa, la zona conocida como Grupo Porta, algunas zonas del distrito del Raval y la plaza del Castell de la playa de Gandia. Se trata de zonas donde se producen de forma habitual actos antisociales y delictivos, para las que Gandia 2025 propone actuar con mejoras urbanas para aumentar su calidad de vida y crear un ambiente pacífico.

Así, lo explicaba esta mañana el teniente alcalde de Territori, Sostenibilitat i Habitatge, Fernando Mut, quien señaló que “la propuesta trata de equilibrar la ciudad, regenerando las zonas problemáticas, un reto en el que se ha dado un paso de gigante, pero en el que todavía queda mucho por hacer”.

Mut se refirió a la importancia que está teniendo y tendrá la iniciativa Urban en Santa Anna y Beniopa, y habló también de las propuestas que haya para este último barrio en la zona de la Banyosa, donde se prevé una ronda que dé salida a las zonas de montaña, tradicionalmente deprimidas o degradadas.

El portavoz de Plataforma de Gandia, también se refirió, hablando de la Plaza del Castell, a la necesidad del traslado de ocio a una nueva zona de equipamientos, para fomentar la conflictividad proveniente del ocio nocturno.

Respecto a las zonas del segundo y tercer sector de la playa, explicó que aparte de la necesaria mejora urbana, que “en la que ya se está trabajando se necesitará también dotarla de equipamientos y contenido social”. En este sentido, dijo que ha sido importante por ejemplo la creación de una escoleta pública como la que ya funciona, pero que sería una buena idea dotar a la playa de “una especie de ayuntamiento donde los vecinos pudieran realizar sus trámites administrativos sin tener que desplazarse”.  Finalmente, Mut también apuntó la importancia de la conexión entre Gandia y la playa que “consideramos que debe ser una misma cosa”, y la oportunidad que en este sentido tiene el tranvía “para conseguir una conexión constante” entre ambas tramas urbanas.

Una vez culminadas las obras, de los estudios se desprende que la mejora de la calidad urbana conducirá a una disminución palpable de las situaciones de riesgo social y se facilitará la integración de sus habitantes en el entorno urbano.

Zonas de peligrosidad potencial
Además, Mut explico que en la ciudad existen diversas zonas de peligrosidad potencial, situadas en las zonas limítrofes de Gandia, como el polígono Alcodar, la zona del Raval más próxima al río Serpis o las calles de la playa paralelas a la carretera, así como zonas de inseguridad ciudadana y de tráfico, situadas en el barrio de Beniopa, algunas zonas del Grau, las calles colindantes al Polideportivo Municipal y la plaza de España.

Gandia 2025 presenta una serie de actuaciones en todas estas áreas que pretenden dar respuesta a los problemas de peligrosidad, inseguridad y conflictividad en la ciudad de Gandia.

Una de ellas es el Plan Ciutat, un conjunto de actuaciones cuyo objetivo es mejorar las áreas de peor calidad del casco urbano de Gandia. Este plan recoge, por ejemplo, la regeneración de los espacios obsoletos o problemáticos, la mejora de la escena urbana, el tratamiento integral de las periferias o el reequipamiento del mobiliario urbano.

Además, el plan propone dar un impulso al comercio con actuaciones orientadas a la mejora de su calidad escénica y funcional. Este proyecto pondrá especial atención en los barrios de Corea, Beniopa y Santa Anna, y tratará de darles equilibrio con respecto del resto de la ciudad.

Asimismo, el Programa de Acción Urbana para el Equilibrio Social promoverá la cualificación de las áreas urbanas problemáticas para mejorar la convivencia, la seguridad y el confort, con el urbanismo como instrumento de equilibrio social.

Entre las acciones a desarrollar con este objetivo, destacan los incentivos a la emergencia de nuevas actividades terciarias en zonas problemáticas o los programas de rehabilitación de viviendas y la construcción de viviendas sociales.

Por último, Gandia 2025 presenta para su debate el Programa de Equipamientos Municipales de Gandia que contribuirá al reequilibrio social y a la revitalización de las zonas más deprimidas.

En primer lugar, se llevará a cabo una evaluación de los equipamientos ya existentes, para determinar las carencias de la ciudad. A partir de ahí, se realizará un plan para localizar los nuevos equipamientos y se redactarán programas dotacionales específicos para áreas desertizadas. Estos equipamientos se convertirán en elementos básicos para potenciar el equilibrio urbano y social.

El urbanismo se presenta así como una de las armas más eficaces para la resolución de los problemas sociales y para reequilibrar los niveles de renta entre los barrios de Gandia. En este sentido, el Ayuntamiento debe considerar que el urbanismo, además de generar riqueza, resulta muy valioso para reducir los conflictos sociales.