El Mar inspira el proyecto del Nuevo Fort Llopis del Grau Gandiense


El recinto deportivo del Grau contará con un colorido graderío con capacidad para 300 personas. El inicio de las obras irá asociado a la urbanización del sector de Les Foies y tiene un presupuesto cercano a los 2,2 millones de euros. El plazo de Ejecución será de 15 meses.




 

El Mar inspira el proyecto del Nuevo Fort Llopis del Grau Gandiense

Los vecinos del Grau de Gandia y los aficionados de la UD Portuarios ya tienen listo el proyecto del que será el futuro Estadio Fort Llopis. Se trata de una infraestructura moderna y funcional que ha sido diseñada por el arquitecto gandiense, Antonio Olagüe, hijo del mítico presidente del CF Gandia.

Según explicó el teniente alcalde de Territori, Fernando Mut, el nuevo recinto deportivo –cuyo acceso principal será desde la Avenida del Grau- “se ubicará en una manzana dedicada a equipamientos deportivos, en la que ya se encuentra, la piscina cubierta y el Centro Social del Grau, y forma parte de toda la urbanización que en un futuro próximo se llevará a cabo en el sector de Les Foies”.

En concreto, señaló el concejal de Plataforma de Gandia, “se actuará sobre una parcela de 14.236 m2, de los cuales 6.800 corresponden al terreno de juego, que será de césped artificial y que tendrá unas dimensiones reglamentarias de 105x65 metros”. En el resto del espacio, se ubicarán los accesos, un graderío con capacidad para 300 personas y un edificio destinado a vestuarios e instalaciones, que se ubicará justo debajo de estas gradas.

La concejal de Deportes, Liduvina Gil, indicó que “se trata de una estadio cuyas características responden a las necesidades actuales de la zona y del Portuaris, el equipo que actualmente juega allí”. Gil añadió que el estadio cuenta con el visto bueno de los directivos de este club que están muy satisfechos con esta nueva infraestructura.

El plazo de ejecución de las obras se cifra en los 15 meses y su presupuesto inicial es de 2.185.000 euros.

Un edificio singular
El arquitecto responsable del proyecto, Antonio Olagüe, señaló que “un distrito con tanta tradición marinera como es el Grau era inevitable inspirarse en el mar para llevar a cabo la concepción del nuevo Fort Llopis”. Olagüe indicó que se ha tratado de “potenciar el mar”, por eso el graderío mira hacia el Este, donde “se encuentra el Mediterráneo y por donde sale el sol”. Además, explicó, la orientación del campo Norte-Sur es la más idónea para la práctica del fútbol, para evitar problemas de soleamiento y deslumbramientos, una premisa que no se cumplía en el anterior Fort Llopis.

El mar también se ha tenido en cuenta a la hora de elegir los materiales de construcción, ya que se han basado en la arquitectura naval. Así, por ejemplo, la marquesina que cubre el graderío, será de madera laminada y soportes de acero, y tendrá forma ondulada para asemejarse a las olas del mar. Asimismo, la zona de la grada, tiene forma alargada y rectangular, “recuerda a la de un buque”. Finalmente, cuenta con una barandilla en la zona de la terraza, realizada en cristal con pasamanos de madera, evocando a la cubierta que podría tener dicho buque.

Otra característica que singulariza el diseño del campo es su gran colorido. Los asientos son de cromatismos cálidos y agradables como el rojo, el naranja o el azul, los cuales, incorporados de modo aleatorio, dan gran viveza al graderío. “Estos colores mitigan también la sensación de que el campo está vacío, en los entrenamientos, por ejemplo”, indica Olagüe. La variedad cromática también es un elemento importante en los cristales de la terraza del estadio.
Respecto a elementos singulares, hay que citar también el mirador, que servirá para enmarcar una visión diferente del partido de fútbol, pero también para mirar al mar y a la desembocadura del Serpis que se encuentran muy próximas. Dicho mirador, ubicado, según se accede, justo antes del graderío, estará enmarcado y será de color naranja, para llamar la atención del visitante y para que éste reconozca que se encuentra ante un punto de interés del campo.

Todos estos elementos dentro de la sencillez que tiene un estadio de pequeñas dimensiones, tratan de brindarle un sello característico y una calidad arquitectónica.

Instalaciones funcionales
El proyecto del futuro Fort Llopis puede dividirse en dos zonas principales. La primera sería la zona externa, donde se ubicaría las ya mencionadas gradas, el mirador y una gran terraza, justo detrás de esas gradas. Dicha terraza servirá tanto para seguir el fútbol de pie, como también para el visionado de otras actividades deportivas que podrían estar realizándose en otras canchas deportivas anexas (de baloncesto, tenis, etc) al propio estadio. La zona de terraza que contará con una pérgola de madera trenzada que le dará un poco de sombraje y otra zona en la que se puede estar directamente bajo el sol, servirá también para la celebración de eventos como por ejemplo entrega de trofeos o vinos de honor.

En el centro de la grada se situará un palco de autoridades, que será acristalado, para darle cierta privacidad, aunque sí que existirá contacto visual con el resto de espectadores.

Respecto a la zona externa del proyecto, hay que hablar de los accesos al graderío que serán por un lado a través de escaleras y por otro, con rampas, cumpliendo así la normativa vigente de accesibilidad. Todos los accesos están pavimentados, tanto al graderío como al propio edificio de los vestuarios. Habrá en la zona media una especie de exedra para poder conectar con las distintas zonas deportivas que allí se encuentran en un futuro. Asimismo, habrá una zona pavimentada alrededor de todo el estadio y también del propio terreno de juego, para que los espectadores que lo deseen puedan seguir el juego más de cerca, evitando que se llene de barro cuando llueva.

Aunque no forma parte del proyecto propiamente dicho, se contempla anejo un aparcamiento para 55 vehículos. Habrá también una zona de aparcamiento para dos autobuses y también un reservado para motocicletas. Las bicicletas podrían tener incluso su propio espacio dentro del recinto. Finalmente, respecto al exterior, se instalarán placas solares y se ha planteado también la inclusión de una pequeña zona de entrenamiento de precisión de 25x15 m, que el club decidirá finalmente cual será su utilidad.

Por su parte, la zona interna del proyecto correspondería con el edificio que se construirá bajo las gradas. Allí se ubicarán hasta 6 vestuarios, cuatro de ellos para equipos de fútbol 11 y dos para equipos de fútbol 7. Además habrá una cafetería y un local social con capacidad para cincuenta personas, desde los que se podrá seguir también el fútbol a través de grandes ventanales.

Asimismo, en este edificio habrá dos vestuarios más para árbitros; aseos para el público en general; almacenes para la maquinaria y la utilería; gabinete médico con acceso directo desde el terreno de juego; espacio para bombas e instalaciones y las oficinas del club. Todas estas salas están pensadas para contar con una correcta climatización tanto natural como artificial, y se harán con materiales de calidad que garanticen su perdurabilidad.

El edil de Territori Fernando Mut, indicó finalmente, que toda la tramitación durará aproximadamente unos 2 meses y medio, entre el período de exposición pública, la presentación de las empresas a concurso y la adjudicación definitiva. Tras este período comenzará la construcción que durará aproximadamente un año y tres meses.