RENFE realizará en Gandia, en la madrugada del 15 al 16 de noviembre, un simulacro de accidente ferroviario en la estación de Gandia.


RENFE realizará en Gandia, en la madrugada del 15 al 16 de noviembre, un simulacro de accidente ferroviario en la estación de Gandia. Se trata de poder comprobar el nivel de cooperación y la capacidad de reacción de la estación y la línea en general, ante un accidente o posible atentado, ya que en esta ocasión se va a simular una agresión al tren de cercanías en el momento de entrar en la estación de Gandia, proveniente de Valencia, con un cóctel molotov. Los responsables de RENFE han incidido en la presentación de la actividad, en la importancia de comprobar la coordinación y cooperación de los efectivos, así como la capacidad de despejar la zona y poner a salvo a los pasajeros en el menor tiempo posible. Gandia será sede de dicho simulacro, y el mismo será grabado para poder ser utilizado como ejemplo didáctico en otras labores de prevención y formación de la compañía ferroviaria. Este será el segundo de los tres simulacros en escenarios reales que RENFE tiene programados en el plan especial que se empezó a elaborar en 2001 y que se concluirá en 2007. RENFE ha agradecido la implicación del Ayuntamiento de Gandia, así como de colectivos como la Federación de Fallas, que será la encargada de proporcionar a los actores que harán de pasajeros del tren siniestrado, así como personal de estación.




 

RENFE realizará en Gandia, en la madrugada del 15 al 16 de noviembre, un simulacro de accidente ferroviario en la estación de Gandia.

No hubo color en el partido. Desde el principio se vio que el Oliva lo iba a tener muy complicado para puntuar en el campo de la Murta de Xátiva ante un Ontinyent muy crecido y superior.

Otra vez, el partido estuvo condicionado por el tempranero gol del rival. Los olivenses vieron como su portería se perforaba a los pocos minutos del comienzo. Y es que una vez más, el comienzo del conjunto olivense fue malo.

El equipo de Suso Monzó, con numerosas bajas, no llegó a inquietar la puerta del rival en todo el encuentro, salvo la ocasión que desaprovechó Kike en la recta final del mismo cuando el partido ya estaba sentenciado.

La séptima derrota de la temporada a domicilio se finiquitó prácticamente en la primera parte, después del 2 a 0 en contra con el que se llegó al descanso.

En el segundo período fue más de lo mismo. Un Ontinyent lanzado, amo y señor de la situación, ante un rival muy flojo y sin llegada.

Al final, 3 a 0 y el Oliva que termina el 2005 situado en zona de descenso. Bien le vendrán las fiestas para tomar nuevos bríos y afrontar el nuevo año con más fuerza.