Casi un centenar de gandienses solicitan huertos urbanos en apenas dos semanas


El concejal de Territori, Fernando Mut, se declara “satisfecho” por la “excelente respuesta” de la ciudadanía. Las mujeres son representan una parte importante de las solicitudes, con 22 en total.




 

Casi un centenar de gandienses solicitan huertos urbanos en apenas dos semanas

La iniciativa de los huertos urbanos ecológicos de Gandia está desbordando todas las expectativas creadas. Desde que se abriera el plazo de presentación de solicitudes –el pasado 7 de marzo- un total de 94 personas han pedido poder usar una de las 100 parcelas que oferta el Ayuntamiento de Gandia.

El teniente alcalde del área de Territori, Sostenibilitat i Habitatge, Fernando Mut, mostró su satisfacción por la “excelente respuesta de los ciudadanos”, un hecho que demuestra “el acierto de esta iniciativa que pretende potenciar la agricultura tradicional y el Medio Ambiente”.
De las 94 solicitudes presentadas hasta el momento, 22 de ellas corresponden a mujeres, 70 son hombres y 2 más corresponden a asociaciones (una dedicada al Medio Ambiente y a jóvenes en riesgo de exclusión social).

También es llamativo el número de jubilados, un total de 21, y el de jóvenes menores de 35 años, 15, aunque la gran mayoría se sitúa en las edades comprendidas entre los 40 y los 65 años (56 personas).
Cifras que podrán seguir incrementándose porque hasta el 7 de abril continúa abierto el plazo para presentar solicitudes.

Requisitos para apuntarse

Cualquier persona empadronada en Gandia puede participar en este programa que pretende fomentar la participación de la ciudadanía en la recuperación y el mantenimiento de una agricultura respetuosa con el medio ambiente y la cultura agraria.

El alquiler de los huertos costará 15 euros al año y no habrá que pagar ningún tipo de fianza.  Los huertos sociales ecológicos ocupan una superficie de una hectárea que es la suma de dos espacios, uno en la partida de Benieto y otro en la de Rafalcaid, y que están divididos en cien parcelas de 100 metros cuadrados preparadas para el cultivo de hortalizas, plantas aromáticas y flores de temporada.

Las parcelas disponen de agua para riego por goteo, así como zonas comunes de descanso, caseta de herramientas y zona para el acopio de abonos y compuestos. La participación en el proyecto supone, además, la realización de talleres de formación sobre agricultura tradicional y ecológica y actividades lúdicas y de sensibilización.