La Safor y la Vall d´Albaida sufren un incendio que devora 1.5000 hectáreas


Un incendio forestal intencionado, el más devastador en lo que va de año, arrasó casi 1.500 hectáreas de montaña y arbolado en los términos municipales de Benicolet, Almiserat, Rótova y Llutxent, en el límite de las comarcas del Valle de Albaida y la Safor. El fuego, que se inició sobre las nueve y cuarto de la noche del viernes en dos focos a Benicolet, obligó a desalojar 40 casas en la urbanización Montevernisa, aunque las llamas no afectaran las viviendas.




 

La Safor y la Vall d´Albaida sufren un incendio que devora 1.5000 hectáreas

En la mañana del sábado se registraran, además, otros 3 incendios, según parece por quemas agrícolas descontroladas, en Chelva, Benigembla y Castell de Castells, estos dos últimos en la provincia de Alicante. El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, acudió por la mañana al lugar de mando avanzado del incendio más grave, el fuego que se inició en Benicolet, para seguir de cerca la evolución de las tareas de extinción.

El consejero de Medio Ambiente, Juan Cotino, también participó en las tareas de planificación, y confirmó las sospechas que tenían los vecinos después de que trascendiere la existencia de dos focos. El incendio fue presuntamente intencionado dadas las circunstancias en que se inició, aseveró el consejero de Gobernación detrás de valorar las primeras investigaciones. Sobre las once de la mañana, los esfuerzos de los bomberos y brigadistas se centraban en detener el avance de las llamas en un barranco de difícil acceso para las dotaciones terrestres.

Las tareas de extinción del incendio de Benicolet fueron complicadas en la jornada del sábado. Sobre las 11 de la mañana. El viento de poniente y la escasa humedad, cifrada en el 19 por ciento, hicieran también que las tareas de extinción fueran muy duras para los bomberos, brigadistas y militares. Además, las altas temperaturas, que alcanzaron los 36 grados centígrados en algunos lugares de las comarcas de la Vall d’Albaida y la Safor, hacen pensar también en la intencionalidad del incendio.

Sobre el mediodía del sábado, los equipos de extinción terrestres consiguieron controlar uno de los frentes del fuego detrás de varias horas de intenso trabajo con el apoyo de los helicópteros y las avionetas, según informó el Centro de Coordinación de Emergencias.

El perímetro afectado era de 400 hectáreas aproximadamente, y unas horas después, sobre las 8 de la tarde, las hectáreas arrasadas por las llamas eran ya 500. Cerca de 800 efectivos participaron la extinción de los cuatros incendios forestales que se registraron en las provincias de Valencia y Alicante. La intervención del Ejército se produjo a petición de la Generalidad Valenciana a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias y la Delegación del Gobierno a Valencia. Cuando anocheció, el incendio seguía activo a pesar del esfuerzo.

Pero las buenas noticias llegaron el domingo por la mañana cuando se anunció que el incendio ya estaba si no controlado del todo, sí por lo menos estabilizado, dado que las tareas de extinción evolucionaran favorablemente. Posteriormente el Consejero de Gobernación, Serafín Castellano, afirmó que el incendio forestal de Benicolet quedó estabilizado y ya no había llamas desde las once de la mañana de ayer. Asimismo, indicó que la superficie afectada había estado de casi 1.500 hectáreas.

Asimismo, el consejero destacó el esfuerzo de todos los profesionales de las emergencias que participaran y resaltó que afortunadamente, no se produïr ningún daño personal.  Finalmente, Castellano, sobrevoló la zona afectada con los alcaldes de los municipios de Rótova, Benicolet y Llutxent y les agradeció su colaboración durante las últimas horas, para trabajar en la extinción de los incendios.