Gandia adjudica el II tramo del Tranvía hasta el final de la playa


La Mesa de Contratación eleva a la Junta de Gobierno Local una propuesta de adjudicación con los votos en contra “de una oposición conjunta entre Bloc y PP”, ha explicado Boix. Boix explica que se trata de un proyecto “coherente” en planificación e inversión, con la modernización de la ciudad que se está llevando a cabo en los últimos años. Este tramo del tranvía supondrá una inversión, por parte de la UTE formada por cinco empresas, de 42 millones de euros a cambio de una concesión por 50 años. Los primeros cálculos hablan de un desajuste de 3,5 millones de euros al año.




 

Gandia adjudica el II tramo del Tranvía hasta el final de la playa

Gandia ha dado hoy un paso definitivo para convertir en realidad lo que hace cuatro años era una promesa electoral: el Tranvía a la Mar, que unirá definitivamente los dos principales motores económicos de la ciudad (turismo y comercio) y los dos núcleos de población, haciendo posible la tan ansiada desestacionalización de la playa de Gandia.

La Mesa de Contratación ha aprobado elevar a la Junta de Gobierno Local una propuesta de adjudicación a la oferta presentada por una UTE formada por cinco empresas valencianas: Torrescámara, Clásica Urbana, Cívica, Vossloh y la Marina Gandiense. Estas cinco empresas serán las encargadas de la inversión que afecta al segundo tramo del proyecto, que une el Grau de Gandia con el final de la playa, y será la encargada de gestionar el medio de transporte en la totalidad de su recorrido durante los próximos 50 años.

Para el coordinador del Gobierno Local, Alfred Boix, esta medida supone que “Gandia ha dado un paso de gigante hacia la modernidad y el progreso uniendo los dos motores económicos de la ciudad: el turismo y el comercio”. Y, además, tal y como ha señalado, esta unión llegará de forma “moderna, segura, eficaz, rápida, accesible y verde”, que son las principales cualidades del tranvía.

Por último, Boix ha definido el proyecto del tranvía como “una apuesta que lidera la modernidad del futuro de Gandia”, una situación que ha comparado con la que adopta Arturo Torró y que responde a “la voluntad de paralizar el progreso de Gandia”.

El coste total de esta segunda fase del proyecto ronda los 42 millones de euros, cantidad que invertirá íntegramente la UTE de cinco empresas. A partir de ahora, hay un periodo de seis meses para la redacción del proyecto y el plan integral de transporte, que decidirán el trayecto definitivo, las paradas, la frecuencia de paso y los parámetros económicos, aunque los primeros estudios señalan un desajuste de 3,5 millones de euros anuales.

En este sentido, Boix ha reiterado las palabras del Alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, quien ya dijo que “provocaremos las políticas y las medidas necesarias para que a Gandia y a sus ciudadanos no les suponga ningún coste la construcción de este medio de transporte que es beneficioso para la ciudad”.

Boix ha defendido este proyecto a los continuos ataques de los dos partidos de la oposición, Bloc y PP, cuyos portavoces, Arturo Torró y Josep Miquel Moya, han tratado de desprestigiar dicho proyecto. Boix ha explicado que el tranvía está muy lejos de ser una locura, y ha asegurado que “es una iniciativa que responde a una planificación y una inversión coherente con la modernización que se está llevando a cabo en Gandia durante los últimos años”.

Sobre la promesa de Torró de parar el tranvía si gobierna, Boix ha dicho que “no es nada nuevo, puesto que durante toda la legislatura, ha intentado paralizar todos los proyectos de progreso y de futuro de la ciudad, como Simancas, el paseo, la Vila Nova, la plaça del Tirant y un largo etcétera” y ha expresado que “espero que los ciudadanos no confíen en una persona que quiere parar el progreso de Gandia y que confíen en aquellos que hemos iniciado políticas que buscan el progreso y la generación de economías”.

Unir las dos propuestas turísticas de Gandia:

Para el coordinador del Gobierno Local, el tranvía es la medida idónea para unir el turismo de sol y playa a la propuesta cultural, gastronómica, urbanística y medioambiental que ofrece el Centro Histórico de la ciudad. Boix ha explicado que “en los últimos años, especialmente en esta legislatura, hemos puesto en valor el comercio, el patrimonio cultural, el medio ambiente y el urbanismo del centro de Gandia, y ahora es el momento de unir esta oferta a la de la playa de Gandia”.

En este sentido, Boix ha recordado que, según los estudios, un 70% de los visitantes que llegan a la playa de Gandia en verano, declaran no visitar el centro histórico de la ciudad por la incomodidad de desplazarse. Una incomodidad que desaparece ahora con el proyecto del tranvía.

También se ha manifestado en este sentido el director del Gabinete de Políticas de Prosperidad y Empresa, Nèstor Novell, quien ha definido al tranvía como “algo que es mucho más que un medio de transporte: un elemento que vertebrará la ciudad comercial y turísticamente, uniendo dos núcleos de población y desestacionalizando el Grau y la playa”.

Para Novell, esta desestacionalización llegará porque el tranvía “facilitará que haya más gente que pueda vivir durante todo el año en la playa, que estará más cerca que nunca de Gandia, pudiendo desplazarse con más comodidad y rapidez”.

Una oportunidad para generar empleo:

Boix y Novell también han coincidido en señalar que una de las ventajas del proyecto del tranvía será la generación de nuevas economías que permitirán crear más puestos de trabajo. En este sentido, Boix ha explicado que de este proyecto se beneficiará el 58% de la población activa de Gandia.

El coordinador del Gobierno local ha añadido que el tranvía “creará más expectativas de comercio y turismo, lo que hará posible que consolidemos empleo y ofrezcamos más posibilidades de nuevos empleos”. En esta línea se ha manifestado también Novell, quien ha explicado que el tranvía permite “que se creen nuevos negocios en las zonas de influencia de las paradas del mismo”.

A la espera de la Generalitat:

Por último, Boix ha lamentado las noticias contradictorias que llegan a Gandia en referencia al primer tramo del tranvía, que une Gandia con el Grau y que depende de la Generalitat Valenciana a través del conocido como Plan Confianza. Boix ha explicado que hace unos meses le llegó la noticia de la adjudicación del proyecto a una UTE a través de los medios de comunicación.

Una información que, si no se hubiera sustanciado, demostraría que “la Generalitat podría haber jugado sucio mintiendo a los medios de comunicación y, sobre todo, a la ciudadanía”.

Por último, Boix ha lamentado la actitud “politizada y partidista” del conseller Mario Flores, del que ha asegurado que “prefiere defender los intereses de Torró a defender los intereses de los gandienses”.

Unas declaraciones que han provocado la rápida respuesta por parte del BLOC en la voz de su portavoz Josep Miquel Moya, quien ha querido reiterar su petición de realizar una consulta popular una vez se haya redactado totalmente este plan director y que el proyecto se someta a un referéndum. Desde el BLOC consideran que si la actual propuesta no se modifica será imposible de asumir.

Antes de que este proyecto, que aún está en el aire, sea ya irreversible, el BLOC-Iniciativa-Verds reitera su demanda de un referéndum ciudadano sobre el Tranvía. A raíz de la aprobación de la propuesta de adjudicación de la Fase II del tranvía a la única oferta presentada, Josep Miquel Moya, candidato a la alcaldía por el BLOC-Iniciativa-Verds, esta mañana ha hecho una serie de declaraciones, entre las que hay que destacar que:  “la sorpresa de hoy a la Mesa de Contratación ha estado que todo lo que consta a la oferta presentada, está supeditado en un posterior Plan Director que deberá ser aprobado por el Ayuntamiento con el visto bueno de la empresa adjudicataria”.

Por lo tanto, Moya ha añadido que no se sabe si el trazado definitivo será la que plantea la empresa, si habrá finalmente catenaria aérea, cuál será la frecuencia de paso, ni cuáles serán las aportaciones económicas definitivas del ayuntamiento.

Al mismo tiempo, el proyecto definitivo, deberá cumplir los trámites establecidos en la nueva Ley de Movilidad, que entrará en vigor el día 25, y con la que este proyecto concreto de tranvía no sería posible, porque, entre otras cosas las concesiones serán ya de 15 años y no de 50, como está previsto.

Así desde el BLOC se reitera la petición de someter este proyecto a un referéndum ciudadano, una vez redactado ese Plan Director, ya que desde el gobierno se han hecho determinados anuncios que no son ciertos (con costosos folletos a colores) por intentar minimizar el rechazo del ciudadano.

Por todo esto la actual propuesta, si no se modifica, es inasumible. Entre otras cosas, se habla de:

La modificación del ancho de vía del proyecto que está licitando la Generalitat.
Trazado por primera línea de playa, con catenaria incluida.
Frecuencias de paso de 20' y no de 15.
Precio del billete de 1,25 €.
Y una aportación municipal de 4,3 millones de euros durante los 50 años de la concesión.

Para el BLOC no son condiciones sensatas y se esperará ese Plan Director por ver si se modifican y sobretodo cuáles consecuencias económicas tienen. Por este motivo en estos momentos no podemos intuir cuál será el futuro proyecto, qué pasará con la fase Y que debe licitar la Generalidad, si tendrán los dos proyectos los mismos anchos de vía, porque la propuesta de la empresa es diferente a del propio ayuntamiento que le envió a la Generalitat. Ni tampoco se conoce qué pagaremos, si 4,3 millones o más.

Por último, Moya ha destacado que existe la sensación que nos hemos empeñado en sortear la Ley de Movilidad y que hay tantas cosas en el aire que las condiciones finales pueden no tener nada que ver con las actuales, por lo que volvemos a pedir esa Consulta Popular desde el BLOC de Gandia.

Por su parte, el portavoz del PP de Gandia, Javier Reig, ha declarado que esta mañana lo único que se ha aprobado ha sido la empresa adjudicataria y que esta debe hacer un plan de estudio del proyecto. Además, desde el PP piensan que esto se ha hecho ahora porque los plazos de concesión cambiarán con la entrada en vigor de la nueva ley de movilidad el próximo día 25 de abril, lo que cambiará completamente los períodos de concesión.