Gandia: El PP señala que la deuda del Ayuntamiento supera los 180 millones de euros


Guillermo Barber: “La economía del Ayuntamiento de Gandia se encuentra en una situación de quiebra técnica”. Ha sido necesario un cambio de gobierno para comenzar a conocer los datos reales de deuda pública.




 

Gandia: El PP señala que la deuda del Ayuntamiento supera los 180 millones de euros

El PP de Gandia ha ofrecido esta mañana una rueda de Prensa para dar a conocer a la ciudadanía la caótica situación económica que se ha encontrado al acceder al gobierno, por la pésima gestión económica y financiera del anterior gobierno formado por el PSOE y PdG, y que ha llevado a la ruina al consistorio gandiense, y que no tiene ninguna posibilidad de ampliar su deuda por la mala gestión del anterior gobierno, que ha dejado una deuda de 22 millones de euros a las entidades bancarias, mas 63 millones a los proveedores, y un largo etcétera que sitúa en Gandia con una deuda pública de más de 180 millones de euros.

El nuevo Teniente de Alcalde de Economía y Hacienda de Gandia, Guillermo Barber, ha señalado que la empresa suministradora de la luz eléctrica también está pendiente de cobrar su deuda y ya ha advertido que podrá cortar la luz al consistorio gandiense.

El Concejal de Economía y Hacienda, Guillermo Barber, ha dado a conocer los primeros datos del inicial análisis financiero del Ayuntamiento de Gandia, tal y como ha reconocido Guillermo Barber “tras el cambio de gobierno hemos tenido acceso a una información que antes no teníamos, una información que los ciudadanos deberían haber conocido antes de las elecciones”

El análisis arroja una cifras de más de 180 millones de euros de deuda del Ayuntamiento de Gandia “La economía del Ayuntamiento de Gandia se encuentra en una situación de quiebra técnica, podemos decir que en estos momentos el Ayuntamiento no tiene posibilidad alguna de más endeudamiento. Debemos 22,6 millones de euros a corto plazo a los bancos y que vencen antes de acabar el año, debemos 95 millones de euros a largo plazo a los bancos, en total 107 millones de euros que nos colocan en un coeficiente de endeudamiento del 154%, sobrepasando en 44 puntos el límite impuesto por ley. Hemos liquidado el presupuesto de 2010, por primera vez en muchos años, con 6 millones de € negativos, lo que quiere decir que hemos de reducir el gasto previsto para este año en esa misma cuantía.  Con todo esto, no pretendemos alarmar a la ciudadanía, pero Gandia ha de ser consciente de la situación en la que nos encontramos, y saber que desde el actual gobierno consideramos que este desastre económico viene derivado fundamentalmente, por los errores y la mala gestión de la pasada  legislatura, y en concreto de estos 3 últimos años”

Por todo ello y para tratar de solucionar lo antes posible esta situación Guillermo Barber asegura que hay que apretarse en cinturón “ante éste desolador panorama desde el Gobierno vamos a tomar una serie de medidas y hay que transmitir a la ciudadanía, que nos tenemos que apretar el cinturón. El principal objetivo de éste nuevo gobierno es gastar menos y hacer más cosas, lo que supone actuar con eficiencia. No se puede reducir la inversión pública, dado que es fundamental para la mejora de la ciudad, por otro lado el Ayuntamiento no va a renunciar a la asistencia y protección social, consideramos necesario y fundamental prestar ayuda a quien lo necesita.

Para los Populares, es fundamental reducir la deuda existente. Para ello vamos a elaborar un plan de reducción de deuda, y también hay que ingresar más sin subir impuestos, lo que supone tener que gestionar mejor los recursos propios existentes, además hay que buscar todo tipo de ayudas y subvenciones. El Gobierno va a tomar todas las medidas necesarias para evitar que este Ayuntamiento se colapse, vamos a ser muy austeros, a revisar cada uno de los conceptos de gasto, para que todo aquello que no sea necesario ni prioritario se demore, sin poner en riesgo naturalmente, ni la prestación de ningún servicio básico para la Ciudad y sus ciudadanos, ni mucho menos aquellos gastos sobre los que se sustenta el estado del bienestar. Entre las primeras medidas que vamos a tomar, aunque de carácter simbólico por su cuantía, y como ejemplo, serán el reducir los sueldos de todos los Concejales de la Corporación y del personal de confianza. Una nueva rebaja de un 3 %, que sumada a la del 7% de los últimos 2 años, representa un 10%, contribuyendo así como gesto solidario en estos momentos de crisis”
 
Guillermo Barber también ha asegurado que se van a eliminar todos los complementos de productividad, que recaen principalmente sobre el personal que percibe mayor salario, se revisarán paulatinamente todas aquellas tasas y precios públicos de los servicios que se prestan desde el Ayuntamiento que no cubran el coste de dichos servicios, así como revisar, negociar y a agilizar el cobro de todas aquellas subvenciones provenientes de otras administraciones públicas, en función  del estado actual de cada una de ellas. También se revisará departamento por departamento para averiguar donde puede obtenerse algún tipo de ahorro, y a  establecer un plan de choque urgente, arbitrando mecanismos para hacer frente por fases, a las deudas con los proveedores, para evitar contribuir más a la crisis que ya sufren, ya que una Administración Local no puede ser el problema, sino la alternativa a un consumo de por sí debilitado.

Barber ha anunciado que el nuevo gobierno del PP pondrá en marcha un plan de viabilidad económica, marcado por la austeridad, la rebaja del número de asesores de gobierno, la reducción de los sueldos del Alcalde y los concejales y la transparencia total en su gestión económica.

Por último, el PP se ha comprometido a poner en práctica la política de austeridad y transparencia que el anterior gobierno de Orengo prometió, pero que fue incapaz de poner en marcha.

El primer edil rebajará su salario un 5%. El objetivo es conseguir el 10% de retal que él reclamó al anterior alcalde y que solo bajó un 5. Así, Torró pretende ser consecuente con sus afirmaciones cuando estaba en la oposición.

Pero los concejales del nuevo gobierno de Gandia también verán menguadas sus nóminas. La intención del alcalde es rebajarlas en un 3%. Los doce ediles con que cuenta el Partido Popular a Gandia recibirán 61 euros menos cada mes y no llegarán a los 2.300 que cobraban los socialistas.

Los Populares ha calificado de ‘desastre económico' el panorama actual que se han encontrado en las arcas municipales por la pésima gestión económica del anterior gobierno del PSOE y PdG.

Una rueda de prensa que ha provocado la rápida respuesta por parte del anterior gobierno, en la voz de la ex responsable de Economía y Hacienda, Ana García, quien ha lamentado el discurso catastrofista del nuevo gobierno municipal de los Populares, y ha recordado que el exalcalde Orengo ya va reconocer una deuda económica importante pero menor que el del gobierno valenciano de la Generalitat, y que aún quedan por recaudar los ingresos procedentes del impuesto del Ibi.

La ex concejala de de Economía y Hacienda, Ana García, ha exigido explicaciones alrededor de la deuda económica que el gobierno valenciano de la Generalitat y la Diputación de Valencia, aún tiene pendiente con la capital de la Safor.

Por su parte, el concejal socialista Vicent Mascarell, también ha lamentado el discurso negativo y alarmista de los Populares y les ha exigido una mayor decencia política para no engañar a los ciudadanos de forma intencionada para tirar la culpa al anterior gobierno de Orengo.

Por último, ha lanzado un mensaje más tranquilizador a la población en el sentido de que las nóminas serán pagadas y que no cortarán la luz al consistorio gandiense tal y como han vaticinado los Populares. Para el PSOE, se trata de una rueda de prensa catastrofista con el objetivo de alarmar a la población.