Un millar de alumnos participaron en la XXVIII Universidad de Verano de Gandía


El director del CIG-UV ha contextualizado esta edición de la UEG en los cambios producidos en el ámbito universitario por la aplicación del Plan Bolonia.




 

Un millar de alumnos participaron en la XXVIII Universidad de Verano de Gandía

El Director del Centro Internacional de Gandía de la UV, Joan del Alcazar, y el Concejal de Cultura y Educación, Vicent Gregori,  comparecieron en rueda de prensa para realizar una valoración del ºla XXVIII Universidad de Verano de Gandía. Alcazar ha destacado “que esta edición ha estado marcada por el éxito de matrícula y convocatoria, pero también por la necesidad de reforma de esta cita universitaria”.

El director del CIG-UV ha contextualizado esta edición de la UEG en los cambios producidos en el ámbito universitario por la aplicación del Plan Bolonia que “plantea la necesidad de adaptar la oferta a la nueva realidad y a las nuevas necesidades del alumnado”. Pese a ello, la matrícula de este año ha superado los 1000 alumnos por lo que podemos calificar de “total éxito”.

Además, al éxito de la edición se añadió el seguimiento de los medios de comunicación de la ciudad, a quien el director del CIG-UV, ha dado las gracias que ha permitido una mayor difusión de la actividad.

Por su parte, Vicent Gregori,  ha destacado que a la UEG “la calidad se consolida año tras año, con las magníficas ponencias, cursos, conferencias y actividades de expertos en varias materias” El titular de Cultura y Educación también ha señalado “el acercamiento de la Universidad de Verano hacia las ciudades del Mediterráneo, que comparten un espacio histórico cultural, social, educativo y económico.

Planes a futuro

Joan del Alcazar ha aprovechado su comparecencia delante de los medios de comunicación para plantear los problemas, déficits y retos que se presentan de cara a la edición próxima. Después de esta edición se ha detectado “la necesidad de remontar en el número de los alumnos de básicas, tecnológicas y humanidades así como de interesar a los alumnos de otras universidades”. En este sentido, del Alcazar planteaba la necesidad de “convertir Gandía en la capital cultural y universitaria del verano.