Alberto Moratal se defiende de las acusaciones de Juventudes Socialistas respecto a su nuevo puesto como técnico de juventud


Juventudes Socialistas dudan de las cualificaciones de Alberto Moratal para ejercer el puesto, además de criticar que no haya habido un proceso de selección para contratarlo. Alberto Moratal se defendía de las acusaciones y pedía a Juventudes Socialistas que realizaran una disculpa pública




 

Alberto Moratal se defiende de las acusaciones de Juventudes Socialistas respecto a su nuevo puesto como técnico de juventud

Juventudes Socialistas denuncia la contratación de Alberto Moratal como técnico de juventud, ya que lo consideran poco cualificado para este puesto. Criticaban también el lugar del puesto de trabajo , al lado del despacho de Víctor Soler, y su elevado sueldo.

El Secretario General de Nuevas Generaciones no ha tardado en contestar a estas acusaciones, calificándolas de “acto de mala fe”.

Por consiguiente, desde Juventudes Socialistas pedían explicaciones al alcalde de la ciudad de Gandia, Arturo Torró, por la contratación de Alberto Moratal. Demandaban que, aparte de  explicar los Méritos del Secretario General de Nuevas Generaciones del PP de Gandia, tendría que explicar el proceso de selección elegido para contratarlo.

Alberto Moratal, Secretario General de Nuevas Generaciones y ya nuevo técnico de juventud, ha querido responder a estas acusaciones sobre sus cualificaciones para ostentar el cargo. Recordaba a José Manuel Prieto, Secretario General de Juventudes Socialistas de Gandia, que la plaza que está ocupando es asimilable al subgrupo C1, en el que la titulación requerida es el bachillerato LOGSE o bachillerato superior, titulación que obra en sus méritos desde hace más de cinco años. 

Además también ha aclarado las críticas vertidas sobre el lugar donde desarrollará el cargo, en un despacho contiguo al de Víctor Soler, Portavoz del gobierno de la ciudad. Dice que es competencia del gobierno municipal  la asignación y ubicación del lugar de trabajo y que sería ilógico que prestara sus servicios en el Casal Jove o el Centre de Informació Juvenil, como reclaman Juventudes Socialistas, dado que sería una ilegalidad (la legislación vigente atribuye funciones técnicas a personal laboral in funcionarial de la casa, es decir, los asesores de gobierno no pueden ejercer como asesores administrativos en cualquier dependencia del Ayuntamiento)

Finalmente, demandaba una disculpa pública a Juventudes Socialista por obrar, en su opinión, “a mala fe” y transmitía un mensaje de compromiso pleno con los jóvenes de la ciudad de Gandia y su máximo respeto hacia todos ellos.