La Asociación Iberoamericana de Criopreservación exige la criónica como alternativa a la "Ley de muerte digna”


Manifiesta favorecer la extensión de la vida sobre la muerte involuntaria, sea asistida o no.




 

La Asociación Iberoamericana de Criopreservación exige la criónica como alternativa a la "Ley de muerte digna”

Ante la noticia sobre la retirada de una sonda naso-gástrica a una paciente del Hospital Blanca Paloma de Huelva, en aplicación de la Ley de Muerte Digna a petición de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, los directores de la Asociación Iberoamericana de Crío preservación exigen una alternativa y plantear la criónica como  opción a dicha ley.

Según el anteproyecto de Ley aprobado por el consejo de Ministros el pasado día 13 de mayo de 2011 y puesta en vigor previamente en Andalucía y Aragón, se aprobaba una norma que pretende aclarar los derechos de los pacientes en situación terminal y las obligaciones del personal sanitario que los atiende. En este sentido, la Ley, da permiso para que el paciente o sus representantes legales renuncien a un tratamiento médico y al uso de sedaciones terminales, evidentemente de forma que se acelere la muerte y se acorte la agonía. Asimismo se recogen derechos relacionados con la preservación de la intimidad del paciente y la de su familia, así como a recibir los auxilios espirituales pertinentes que se soliciten según las creencias de cada uno.

Para los responsables de la Asociación Iberoamericana de Crío preservación esta Ley, siendo un importante avance en el tratamiento del sufrimiento humano, no deja de ser una forma autorizada y consentida más para que un ser humano deje de existir.

La criónica, como técnica, y la crío preservación como método buscan la extensión de la vida y la recuperación de la salud en los seres humanos que no tienen solución a enfermedades terminales en la actualidad, de forma que ante los avances tecnológicos y médicos actuales y previstos,  se podrán encontrar remedios a todos los problemas graves de salud actuales, incluidos los relacionados con el envejecimiento.

Francisco Roldán, Director de Comunicación del proyecto de crío preservación en España y de Crionica.org, afirma que “estamos en contra de la muerte involuntaria y a favor de inversión científica, social, y política en la criónica. Cada día se consiguen grandes avances en el tratamiento de enfermedades y en su control por lo que entendemos que hasta que no lleguen las verdaderas terapias antienvejecimiento, la criónica es la única alternativa racional para los que ya no pueden esperar más. Las evidencias científicas son las suficientes al respecto y carece de sentido seguir desarrollando leyes para morir en vez de ejercer todo el esfuerzo político y jurídico en preservar la salud y la vida”.

La criónica es un procedimiento médico experimental, respaldado por expertos de todas las áreas relacionadas y justificado científicamente, que permite la preservación de personas a muy baja temperatura para evitar  la muerte biológica. Con el uso de esta técnica y mediante la utilización de recursos científicos y tecnológicos previsibles existe la posibilidad de tratar y reanimar, en un futuro, a una condición saludable a los pacientes sometidos a este proceso, manteniendo intacta su identidad y memoria.