Liduvina Gil ha denunciado la mala gestión de la administración en la seguridad ciudadana


La concejal de Seguridad ciudadana de Gandia, Liduvina Gil ha denunciado hoy públicamente lo que considera ha sido una muestra más de la mala gestión de la administración central en materia de seguridad ciudadana, ya que desde la junta de personal se ha pedido a Gandia que se haga cargo de la vigilancia del edificio del SERVEF, un edificio público cuya vigilancia es competencia directa de la policía nacional. Desde el gobierno municipal se ha denegado el servicio, por no ser competencia directa de la policía local, sino de la nacional o bien de seguridad privada que debería contratar el propio ministerio. Según Gil, no se llegaría a esta situación si la plantilla de policía nacional de Gandia no se encontrara tan diezmada de efectivos y se llegara a la cifra de 112 efectivos que son los que marca el mapa de policía en lugar de los 53 con que ahora cuenta la comisaría gandiense.




 

La concejal de urbanismo de Oliva, Amparo Tercero, ha visitado las obras, recién iniciadas, de adecuación de la segunda fase del paseo Gabriel Miró de Oliva. Unas obras que habían sido reivindicadas por los vecinos y usuarios de servicios de la zona, como la piscina o el Polideportivo, ya que se trata de una zona muy transitada tanto por peatones como por vehículos.

La concejal aseguraba que las obras durarán aproximadamente dos meses o dos meses y medio y que una vez finalizadas conferirán una nueva imagen a la zona, con un acabado similar al que se ha dado a otros paseos, como el del sector cinco. Así se va a instalar farolas nuevas siguiendo la misma estética que las de la primer fase del paseo, pero también se van a instalar árboles y mobiliario urbano