El CF Gandia suma su tercera jornada sin perder


CF Gandia 0 – 0 CD At. Baleares




 

El CF Gandia suma su tercera jornada sin perder

Buen sabor de boca dejó el conjunto blanquiazul ante su primera prueba de fuego. Los de Medina le jugaron de tu a tu a un At. Baleares confeccionado a golpe de talonario. El cuadro de Gustavo Siviero fue el encargado de tocar el balón durante la primera parte, demostrando la infinita calidad que tienen sus hombres. Mientras que el equipo de La Safor cerró muy bien atrás sus espacios, mostrando su principal aval. En la segunda mitad, cambió la decoración del encuentro. Con un rival en inferioridad numérica, el Gandia gozó de varias claras ocasiones de gol, pero la falta de acierto impidió que los tres puntos se quedaran en casa.

 

A pesar del empate, el Gandia sigue alojado en puestos de ascenso, tras seguir invicto en la presente campaña. Eso sí, compartiendo plaza con el conjunto insular, que además, por tercera jornada consecutiva ha visto como su portería se quedaba a cero.


La primera jugada de peligro del partido llegaba a los 4 minutos del inicio. Kiko Lacasa echó mano de la estrategia y sirvió un balón milimétrico a la cabeza de Berna, que salía ligeramente desviado por la cruceta de la puerta defendida por Nico. No obstante, el peso de los primeros compases fueron para el rival que empezó a tocar la pelota y a salir ordenado desde las posiciones más retrasadas. Carrillo se encargaba de cortar una incursión del rival y veía la primera cartulina amarilla del encuentro en el minuto 12.

 

Los blanquiazules realizaron un fútbol mucho más práctico sin tanto toque de balón y a punto estuvieron de inaugurar el marcador. Romera recuperaba una pelota en la frontal del área que Nacho Verdés no lograba definir, volviendo a salir el balón rozando la cruceta. Era el segundo aviso blanquiazul en los primeros veinte minutos del choque. El rival no se descomponía y seguía dominando el control del esférico, pero no llegaba con claridad a los metros finales. En la zona de tres cuartos parecía naufregar todo el potencial de Siviero. No sería hasta la media hora de juego cuando el rival, por mediación de Tiago, realizaba el primer chut entre los tres palos. De ahí, hasta el final del primer asalto, destacar el jugadón de Matías que nos recordó al gol que encajó el Gandia la temporada pasada ante el Alcoyano. Se fue de cuantos le salieron al paso, entró hasta la cocina, y dejó el balón en bandeja a Tiago para que marcara, pero el balón no veía puerta. A renglón seguido se iba a producir la jugada que iba a marcar el encuentro. El At. Baleares se quedaba con un hombre menos, por la expulsión de Quesada. El cetral veía la segunda amarilla y el murciano, Alfonso Melgares, le enviaba al vestuario antes de tiempo.

 

La expulsión condicionó el segundo asalto. El Gandia fue quien llevó en todo momento la iniciativa, mientras que el rival intentó sorprender al cuadro local en contadas salidas a la contra. En el primer cuarto de hora de la reanudación, Ismael y Kiko Lacasa probaban fortuna. A medida que transcurrían los minutos, el intenso calor que hacía sobre el Olagüe empezaba a hacer mella en los jugadores. El interior derecho Ismael, el ex del Catarroja, no tuvo su día y marraba un gol cantado en el minuto 60, al rematar desviado un balón que quería besar el fondo de la portería.

 

Vicente Medina empezó a mover el banquillo. El primero en entrar fue Tito quien sustituyó a un entregado Kiko Lacasa, que volvió a ser de lo mejorcito en las filas gandienses. Con el cambio, el Gandia buscó más chispa por la banda izquierda que se tradujeron en varios carrerones de Tito que naufragaban en la línea de fondo. Al Gandia le faltaba oxígeno arriba y el técnico blanquiazul hizo debutar al argentino Maxi a falta de 19 minutos para el final. El rival trataba de romper el ritmo impuesto por los gandienses con numerosas interrupciones y pérdidas de tiempo.

 

La recta final del encuentro fue un monólogo gandiense. Se produjeron las mejores ocasiones. Ismael volvió a tener el gol en sus botas tras aprovecharse de un error de la zaga balear, pero cruzaba en exceso. Después, llegaría un balón que se paseaba por el interior del área pequeña de Nico. Y acto seguido, sería otra vez Ismael que probaba fortuna.

 

A pesar del dominio local, el conjunto balear aprovechó las ansias del rival por marcar para sorprender a la contra. Así, Matías recogía un balón rechazado en la frontal del área, perdiéndose fuera por poco. Pero el Gandia no tardó en replicar y enlazó una serie de jugadas que en otro momento hubieran finalizado en gol, pero hoy no. Ismael lograba hacer un cambio de orientación hacia la derecha, Tito lograba centrar y Nacho Verdés no llega por poco. Estaba claro que el esférico no quería entrar, bajo la desesperación de los jugadores gandienses y del público asistente.

 

A pesar de ello, el At. Baleares pudo llevarse el botín en el que hubiera sido el gol de la temporada. Fullana veía avanzado a Reguero y le enviaba un misil desde el centro del campo que obligaba al portero gandiense a estirarse para enviarlo fuera.

 

El encuentro se equilibraría en los minutos finales con la expulsión de Carrillo, tras ver la segunda amarilla al llegar tarde a un balón. Medina daba entrada a Alonso en sustitución de Verdés en un partido que ya no tuvo mucho más que destacar.

 

A pesar del empate a cero, el Gandia sigue viviendo su mejor arranque liguero de la historia en la Segunda División B. En estos momentos, el conjunto blanquiazul tiene tres puntos más que en aquella campaña en que el Gandia logró proclamarse campeón de liga y disputar la liguilla de ascenso a la Segunda División.

 

La nota negativa del encuentro fue la lesión del central gandiense Garrido. Este sufre una rotura del tendón lateral del dedo pulgar de su mano izquierda y tendrá que pasar por el quirófano. La lesión la sufría bien entrada la primera parte. A pesar de ello, el jugador, afincado en Alcoy, pudo terminar el encuentro.

 

La próxima semana el Gandia se medirá al recién ascendido Olímpic de Xàtiva. Un conjunto que lograba vencer ayer sábado al Llagostera por 0 a 2, después de perder el miércoles ante el mismo equipo en partido de Copa del Rey. A Toni Seligrat, el entrenador del equipo “socarrat” se le vio por las gradas del Olagüe tomando buena nota del juego del nuevo CF Gandia.