Rodríguez-Piñero asiste al acto de puesta en servicio del tramo Gandía-Xeresa de la A-38


Este tramo completa la conexión de Gandía con Valencia a través de vías de alta capacidad.
Más de 30.000 vehículos procedentes de los municipios de la comarca de La Safor, cuyo número aumenta notablemente en épocas estivales, se verán beneficiados cada día por esta actuación.
El Gobierno de España ha destinado más de 11 millones de euros a la construcción de esta infraestructura.




 

Rodríguez-Piñero asiste al acto de puesta en servicio del tramo Gandía-Xeresa de la A-38

La secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez-Piñero, ha asistido hoy al acto de puesta en servicio del tramo Gandía–Xeresa de la autovía A-38, que ha supuesto un esfuerzo inversor por parte del Gobierno de España de más de 11 millones de euros.

Este tramo de autovía completa y posibilita la conexión de Gandía con Valencia a través de vías de alta capacidad.

Más de 30.000 vehículos procedentes de los municipios de la comarca de La Safor, cuyo número aumenta notablemente en épocas estivales, se verán beneficiados cada día por esta actuación, dado que en este tramo confluye el tráfico de la N-332 y de la autopista AP 7. Además, se han mejorado las condiciones de seguridad vial, eliminando las curvas de radio reducido y los accesos directos que existían en la carretera N-332.

Esta actuación se encuentra incluida en los compromisos del Protocolo de Colaboración entre el Ministerio de Fomento y la Generalitat Valenciana de 11 de abril de 2005.

Descripción de las obras:
Las obras consisten en un tramo de autovía de 3 km que discurre entre el enlace con la AP-7 en Xeresa y el enlace de Gandía Norte de la carretera N-332.

El objetivo de la actuación realizada ha sido doble. Por una parte, aumentar la capacidad de la vía y, por otra, potenciar la seguridad vial. En este sentido, se han eliminado las curvas de radio reducido y los accesos directos que existían en la carretera N-332.

El trazado discurre adosado por el oeste al ferrocarril Valencia-Gandía y utiliza el corredor de la carretera N-332, aprovechando parcialmente la plataforma de la misma.

La autovía dispone de control total de accesos, realizándose el acceso a las fincas colindantes mediante caminos de servicio. Con la actuación ejecutada, se ha suprimido, en coordinación con ADIF, un paso a nivel existente en la línea ferroviaria.

La autovía tronco está formada por dos calzadas de 2 carriles por sentido de 3,5 m de anchura, arcenes exteriores de 2,5 m e interiores de 1,5 m.

Para minimizar la ocupación de la vía, se ha diseñado una mediana estricta de 2 m, salvo en la zona del Ullal Clar donde ha sido necesario ampliar la mediana para no afectar a la surgencia de agua.

En coordinación con el Servicio de Parques Naturales de la Generalitat Valenciana, se ha realizado un proyecto de restauración del Ullal Clar, que había perdido su valor ambiental antes de comenzar las obras de la autovía. Se ha favorecido la escorrentía de las aguas del mismo hacia la marjal mediante un cauce de escollera y se ha revegetado el espacio comprendido entre las dos calzadas mediante plantaciones autóctonas.

Con el objetivo de mejorar el drenaje de la carretera existente, se ha aumentado en número y capacidad las obras de drenaje transversal, acompañadas de cuencos de amortiguación y protección de márgenes de cauces.

La reposición de servicios afectados se ha centrado fundamentalmente en las líneas eléctricas y telefónicas, reponiéndose además tuberías de agua potable y acequias de riego.

Finalmente, cabe destacar la protección del patrimonio arqueológico y la restauración ambiental del entorno mediante la integración paisajística. Así, se han dispuesto plantaciones en la mediana y márgenes de la autovía. Aquellas zonas ocupadas anteriormente por la carretera N-332 y que no han sido utilizadas para la autovía o como caminos de servicio, también se han restaurado.