El PSOE cuestiona la operación urbanística del futuro Retén de Policía de Gandia


Los socialistas se preguntan qué interés oculto hay detrás de la adquisición del concesionario de Citroën y quién saldrá beneficiado en una operación nada transparente.
Ana García echa de menos un procedimiento abierto en la adquisición de un edificio que no tiene ningún interés y denuncia que se ha modificado el PGOU para tapar esta cuestión.
Los socialistas recuerdan que el retén de policía que se presentó la legislatura anterior costaba 4,5 millones de euros y que el de Torró podría rondar entre los 8 i 10 millones de euros.




 

El PSOE cuestiona la operación urbanística del futuro Retén de Policía de Gandia

El Grupo Municipal Socialista ha cuestionado hoy públicamente el procedimiento que el gobierno de Torró ha seguido para comprar el edificio que acogerá el futuro retén de la Policía Local de Gandia y en el cual ahora hay un concesionario de la marca Citroën. Y es que los socialistas ven “poca transparencia” e intereses ocultos en una operación urbanística que se ha hecho de manera muy rápida.

La regidora Ana García ha explicado que el “capricho” de Torró de ubicar allí el retén de la Policía ha hecho que el procedimiento esté lleno de dudas. Así, los socialistas echan de menos la realización de un procedimiento público y abierto en la adquisición de un edificio que no tiene interés cultural, histórico ni arquitectónico. Un hecho que ha tapado el gobierno de Torró con, nada más y nada menos, que una modificación del Plan General de Ordenación Urbana.

Ante estas cuestiones, los socialistas se preguntan “qué interés oculto hay en que sea este edificio y no el del lado”, así como “quién saldrá beneficiado de esta operación urbanística que demuestra, una vez más, que el gobierno de Torró no es nada transparente”.

Además de la crítica al procedimiento seguido para comprar el edificio, García también ha criticado que este proyecto “es una demostración de la austeridad del gobierno de Torró, que desestima un retén que costaba 4,5 millones de euros por uno que puede rondar entre los 8 y los 10 millones”.

Y es que García ha explicado que el proyecto de Torró contempla la compra del edificio por una cifra que, según han podido saber los socialistas, puede rondar los 6 millones de euros más la permuta de terrenos que difícilmente se puede valorar sin conocer los datos. A estas cifras hay que sumar los cerca de 2,5 millones de euros del Plan Confianza que, según Torró, costará la remodelación interior del edificio.

Ante estas cuestiones, García se pregunta por qué se ha rechazado tan rápidamente el anterior proyecto o porque no se ha considerado la posibilidad de utilizar algún terreno dotacional que ya fuera propiedad del Ayuntamiento para rebajar los costes.

Además, García ha vuelto a insistir en la importancia que tenía para el barrio de Roís de Corella contar con una infraestructura de estas características cuando pierda definitivamente el Hospital y el juzgado, y ha recordado que el punto donde se iba a ubicar también está perfectamente conectado con la playa y el resto de Gandia.

Por otro lado, el regidor socialista y miembro de Els Verds, Joan Lluís Soler, ha dado cuenta del apoyo que el GMS dio a la desestimación de la modificación en Mar-2, un hecho que responde “a la necesidad de tener en cuenta las alegaciones que los vecinos hicieron a las mismas”. Soler también ha destacado que los socialistas apoyaron la creación de una zona verde en el plan parcial Universidad.