El PSOE de Gandia asegura que los conciertos de verano han sido el primer fracaso del gobierno de Torró


Los socialistas hablan de un déficit de más de medio millón de euros alegando que Torró ha tratado de tapar con patrocinadores que no tenían ninguna relación con las actuaciones.




 

El PSOE  de Gandia asegura que los conciertos de verano han sido el primer fracaso del gobierno de Torró

El grupo municipal socialista declara que de las 12.000 personas de capacidad que sumaban los dos conciertos, solamente compraron entradas 4.905 personas, el resto, las regaló el Ayuntamiento y, supuestamente, las adquirieron empresas colaboradoras.
Además, los dos conciertos tuvieron un coste de 820.720 euros, de los cuales sólo un 3,88% fueron a parar a empresas locales o comarcales.

La concejala socialista Diana Morant asegura que se ha demostrado que Torró “lejos de ser valiente como dijo Julio Iglesias, ha sido un inconsciente”.

La concejala socialista en el Ayuntamiento de Gandia Diana Morant, ha asegurado, después de analizar las facturas de los conciertos de Julio Iglesias y Tom Jones, que “aquello que se trató de vender como el primer éxito del gobierno del PP ha sido en realidad el primer fracaso de Torró”.

Según ha explicado Diana Morant, los conciertos de verano programados por el gobierno tuvieron un coste total para el Ayuntamiento de 820.720 euros, de los cuales sólo se recuperaron, con ingresos directos del concierto mediante entradas vendidas y las barras, 304.735 euros, lo que supone un déficit total de 515.985 euros.

Esta cifra, tal y como ha explicado Morant, ha tratado de taparla Torró con dos aportaciones económicas “de las cuales no tenemos constancia de ninguna acreditación que las demuestre”. Se trata de unos intercambios comerciales por valor de 174.640 euros y unos sponsors por valor de 354.000 euros.

Morant ha explicado que de ninguno de los dos casos se ha tenido acceso a documentos o contratos que demuestren las condiciones, motivo por el cual los socialistas se preguntan “qué empresas aportan 300.000 euros para unos conciertos y ni tan si quiera aparecen en las publicidades o los carteles de los mismos”. Y es que según explicó Torró, se trata de patrocinadores de Gandia Protur, que ha conseguido 700.000 euros en patrocinios para eventos, pero que no son sponsors de los conciertos directamente, por lo cual los socialistas se preguntan qué ha dado a cambio Gandia para recibir ese dinero.

El gobierno decidió, que de estos 700.000 euros, 354.000 fueran a cubrir el agujero de los conciertos, por lo cual los beneficios fueron de 12.000 euros “como hubieran podido ser de más dinero, de menos o ir cuadrados, porque el Ayuntamiento decidió que fuera esta cantidad y no otra”.

Pero el fracaso de los conciertos va más allá, dice Morant que ha hablado también de fracaso en la venta de entradas. Así, al concierto de Julio Iglesias, de los 5.007 asistentes que tuvo, sólo compraron entrada 3.052; del resto, 1.226 fueron para los intercambios comerciales y 729 se regalaron por parte del Ayuntamiento de Gandia.

Pero el caso del concierto de Tom Jones “es más grave”, según Morant, dado que de las 7.425 personas que asistieron, sólo pagaron entrada 1.853, del resto, 4.760 fueron a parar a los intercambios comerciales con empresas como Porcelanosa o Iberdrola “para repartir entre sus directivos”, ha explicado Morant, quien ha ironizado asegurando que “dudamos que estas empresas sumen tantos directivos”.

Para los socialistas, es un fracaso que de las casi 12.500 localidades que había a la venta entre los dos conciertos, sólo se hayan vendido 4.905, y que se tenga que recurrir a patrocinios “para tapar la vergüenza de unos datos que demuestran que Torró, lejos de ser un valiente como le dijo Julio Iglesias, lo que es realmente es un inconsciente”.

Por su parte, la concejala Ana Garcia ha explicado que, además de los más de 820.000 euros gastados para los dos conciertos, hay que lamentar que sólo un 3,88% de este dinero ha ido a parar directamente a empresas locales o comarcales, dado que de las más de 50 empresas proveedoras, sólo seis eran locales.

Garcia ha recordado que esto supone “que Torró haya incumplido a la primera de cambio su promesa electoral de apostar, primero que nada, por las empresas de la ciudad y la comarca”. Así, Garcia ha explicado que los caterings y camareros eran de una empresa de Madrid, las toallas venían de l'Hospitalet de Llobregat, los sanitarios de Terrassa, las sillas de Alicante y Paterna y las agencias de viaje de Madrid.

Por todo esto, Garcia ha explicado que los socialistas están de acuerdo con políticas para dinamizar la economía de las empresas locales “pero no a este precio ni dando dinero a empresas de fuera”.