PSOE Gandia: “el 20N la gente decidirá si quiere un gobierno que recorte en educación y sanidad”


La candidata socialista al congreso de los Diputados, Liduvina Gil, advierte que Rajoy piensa recortar en servicios públicos esenciales.




 

PSOE Gandia: “el 20N la gente decidirá si quiere un gobierno que recorte en educación y sanidad”

Según los socialistas de Gandia, el modelo que quiere Rajoy en España es el mismo que Aguirre tiene en Madrid, Fabra en Valencia y Torró en Gandia: recortes en servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad o las ayudas sociales.

Los socialistas declaran que en las próximas elecciones del 20 de noviembre, la gente decidirá si quiere un gobierno que recorte en los servicios públicos esenciales ya que, dicen, el alcalde de Gandia, Arturo Torró, aprovechó la visita de Esperanza Aguirre para anunciar el recorte de las subvenciones a los pensionistas.
Se han remontado hasta el año 1998, para explicar que cuando el presidente Aznar quitó de la Seguridad Social una serie de medicamentos que hasta ese momento se cubrían por la Seguridad Social; el Ayuntamiento socialista de Gandia, fue uno de los pioneros en adoptar una medida que consistía en suplir esta deficiencia con la aportación municipal.

El grupo socialista no entiende que se recorten las subvenciones de los medicamentos a los jubilados, una medida que afecta a alrededor de 6.000 personas, cuando, según ellos, en el gobierno anterior pese a todas las crisis siempre se ha apoyado este proyecto porque lo ven necesario, además, destacan que en estos tiempo de crisis, son las personas mayores las que sustentan a familias en el paro.

 Denuncian que en el gobierno de Gandia “hay dinero para lo que quieren” según la portavoz Ana García, porque sí hay para los conciertos de verano de Julio Iglesias y Tom Jones, las playas artificiales o las corridas de toros que no han servido para mejorar los datos turísticos de la ciudad ni para generar empleo.

De hecho, el PSOE de Gandia, dice que Arturo Torró mentía cuando decía que podía generar empleo y, sobretodo,  mentía al decir que no recortaría en servicios básicos.
También han querido señalar que cuando ellos se fueron del gobierno, la deuda con los centros farmacéuticos era de 56.000 euros, una cifra que no asumieron pero que es la real, y no la que denunciaron Marta Cháfer y Pilar Gavilá en rueda de prensa el día anterior.