El gobierno de Tavernes informa a los vecinos de la situación económica en un acto multitudinario celebrado en la Casa de la Cultura


El alcalde de Tavernes, Jordi Juan aseguró que “en política, en términos generales, estos últimos años se había perdido el sentido común”.




 

El gobierno de Tavernes informa a los vecinos de la situación económica en un acto multitudinario celebrado en la Casa de la Cultura

El gobierno municipal de Tavernes explicó la situación económica del Ayuntamiento la pasada noche de viernes en la Casa de la Cultura. La lluvia no fue ningún impedimento porque un gran número de vecinos llenaron totalmente el recinto.

Todo el equipo de gobierno estuvo presente encima el escenario para apoyar la información de los cuatro puntos que conformaban el orden del día: la situación económica, la piscina cubierta, el parking municipal y la Avenida de la Marina.

Ha sido la primera asamblea informativa de este tipo que se celebra en Tavernes y ha sido muy bien acogida por los vecinos, que acudieron en gran número. Tal y como indicó el gobierno, se convocarán otras a lo largo de la legislatura para tratar temáticas de gestión específica.

El alcalde de Tavernes, Jordi Juan y el regidor de Economía y Hacienda, Víctor Borrás, llevaron el peso informativo de esta primera convocatoria pública, debido a su marcado carácter económico. El tratamiento de la información se hizo huyendo de grandes tecnicismos para tratar de facilitar su entendimiento al público asistente.

Al primer punto de información económica en tesorería se trató lo referente a 2010, marcado por la liquidación presupuestaria negativa de 2.441.455 euros a la cual hay que sumar los 1.363.839 euros de facturas fuera de presupuesto, cosa que da un total de tesorería negativo a 31 de diciembre de 2010 de 3.805.295 euros. Una cifra que viene en gran parte determinada por la irrealidad de los ingresos consignados, 19.391.827 euros, cuando en recaudación sólo se obtuvieron 16.950.371 euros.

En cuanto al ejercicio actual de 2011, las cifras indicaron que continuó trabajándose con unos presupuestos irreales al prorrogarse el presupuesto y repetir el capítulo de ingresos, 19.873.955 euros, cuando el año anterior se había demostrado que quedaba mucho por debajo de lo previsto.

Además, se da la circunstancia que en junio de 2011, el anterior gobierno ya había consumido el 90 por ciento del presupuesto total, dejando sólo un margen de un 10 por ciento de maniobra para que el nuevo gobierno acabará la gestión del otro medio año y además, el nuevo gobierno ha tenido que hacer frente, entre otros, a 2.453 facturas pendientes de pago por importe de 6.633.646 euros.

Jordi Juan y Víctor Borrás indicaron que el gobierno actual ha reducido 872.512 euros en el capítulo de gastos y para facilitar el pago a proveedores locales ha solicitado un crédito ICO.

También explicaron cómo entre el 2006 y el 2009 se habían cobrado de manera anticipada 3 millones del canon del agua potable, con la cual y hasta el 2026, el Ayuntamiento se quedará sin percibir ningún ingreso por este concepto.

En cuanto a la deuda con entidades financieras, se informaba que es de 15.192.593 euros, con un ratio de endeudamiento de un 109,73%, cuando el índice legal sería de un 75 %. Así, en estos momentos el Ayuntamiento de Tavernes paga anualmente 1.147.416 euros de amortización de capital y 476.031 euros de intereses.

Los vecinos asistentes pudieron conocer que a estas alturas, la deuda de tesorería junto con el de entidades financieras deja un total de deuda a las arcas municipales de 21.826.240 euros.

Las soluciones aportadas por el gobierno municipal ante esta complicada situación económica pasan para continuar reduciendo gastos, optimizar recursos, aplicar un verdadero plan de saneamiento, prioridad en el pago a proveedores, realizar sólo las inversiones necesarias, conseguir descuentos vía central de compras y amortizar préstamos no utilizables y de los cuales el Ayuntamiento está abonando intereses.

La reunión abordó el tema de la piscina cubierta, paralizada debido a que la empresa adjudicataria se encuentra en concurso de acreedores. Las posibles soluciones pasarían por que la empresa obtenga financiación, o que pueda ceder el contrato a otra empresa, o incluso que el Ayuntamiento liquide el contrato y pague 1.391.754 euros, cosa improbable decía el alcalde por la grave situación económica municipal.

El parking municipal fue otros de los puntos tratados. El gobierno indicó que la adjudicación a una empresa sin suficientes garantías ha derivado en la situación actual, donde la empresa que tenía adjudicada la explotación durante 60 años y se había hecho cargo de la construcción, abandonó la explotación sin ningún tipo, lamenta Víctor Borràs, de penalización. Ante esta situación las únicas soluciones contempladas serían que el banco ejecute la hipoteca y se quede la explotación o que el Ayuntamiento recupere la propiedad previo abono de 2.473.257 euros.

Y ya para acabar, se trató el tema de las obras de la Avenida de la Marina de la playa de Tavernes. Unas obras contempladas dentro del Plano Confianza de la Generalitat valoradas en 1.700.000 euros, íntegramente dependiente de la Generalitat y sin ninguna intervención municipal. El verano pasado, en plena afluencia turística, se paralizaron porque una de las empresas de la UTER adjudicataria no había cobrado las certificaciones presentadas a la Consellería d'Infraestructures.

El gobierno municipal ha realizado viajes a Valencia y gestiones con la consellería que no encontraban por la paralización de la administración después del cambio de presidente y consejeros y los equipos respectivos.
Finalmente, estos últimos días la obra se ha cedido a la empresa Los Serranos, quien ha retomado las obras para acabar la remodelación de la Avenida de la Marina.

Hay que destacar que al turno abierto de palabra, los asistentes hicieron gala de unas formas muy educadas, y que el tono imperante fue muy tranquilo en las dos horas que duró la primera convocatoria de mucho público organizada por el equipo de gobierno del ayuntamiento de Tavernes.