Miguel Ángel García finaliza la prueba del Desert Run


El corredor afirma haberse sentido “como un nómada del desierto” después de haber corrido los 61 kilómetros por las diferentes caras del Sahara y conviviendo con las temperaturas y el sol de Marruecos.




 

Miguel Ángel García finaliza la prueba del Desert Run

Ha finalizado el primero de los viajes propuestos por el equipo MK Experiences, la Desert Run. Miguel Ángel García ha conseguido superar los 61 kilómetros de carrera por el desierto del Sahara, enfrentándose al clima, con temperaturas que no superaban los 30 grados pero con bajas tasas de humedad. Esta característica del desierto contribuyó a provocar la deshidratación de Miguel Ángel, que en la última etapa vio peligrar su llegada a la meta y que tuvo que ser atendido por los servicios médicos de la organización que determinaron que había habido deshidratación por la baja presencia de sales en su dieta. El corredor de la Safor consiguió llegar en 25a posición aunque el reto de este viaje no fuera la posición sino la grabación de la experiencia para su posterior difusión.

Otra de las dificultades que nos expone el corredor ha sido “encontrarse con deferentes tipos de terreno, no sólo arena, sino también piedra, y enormes dunas difíciles de franquear, así como caminos o cauces secos de antiguos ríos”.  “No ha sido fácil”, según nos comenta, “soportar el peso del sol, la deshidratación, y la acumulación de más de 60 kilómetros hablando y grabando con una cámara”.

Sin salir de la carrera, Miguel Ángel se ha sentido “como un nómada del desierto”, durante la carrera “he pasado por grandes extensiones de terreno con dunas gigantes, con grandes palmerales, poblados nómadas...”, nos relata que ha visto niños jugando a fútbol descalzos por el mismo terreno que a él le estaba provocando llagas en los pies, mujeres trasportando pesadas cargas y totalmente tapadas y paisajes que jamás olvidará.

El futuro:
Miguel Ángel ha vuelto del Sahara recuperado de la deshidratación aunque con llagas en los pies, pero a pesar de las dificultades, la experiencia ha valido la pena y ahora MK Experiences ha fijado ya su próximo objetivo, la Maratón por la Muralla China que se celebrará en mayo de 2012.

Primera etapa:
15 kilómetros circulares desde la Kasbah Xaluca y hasta el mismo hotel. Según valora Miguel Ángel, “una toma de contacto con el clima y los  diferentes tipos de terreno que nos íbamos a encontrar en los siguientes días”. Terreno de arena dura similar a un camino de montaña en el primer tramo de carrera y arena suelta de duna en el último tramo.

Segunda etapa:
21 kilómetros de excursión lineal hacía el desierto, desde Erg y llegando hasta Merzouga que cuenta con un pequeño Oasis. Los primeros 17 kilómetros fueron de piedra muy fina y de arena que provocaban que hubiera mucho polvo en suspensión. Los últimos kilómetros ya fueron de arena y dunas y si tuvieron algo de destacable esto fue sin duda la presencia de niños que “me acompañaron durante más de un kilómetro corriendo, incluso me grabaron ellos a mí”, niños que iban descalzos.

Tercera etapa:
26 kilómetros cercanos a la frontera con Argelia en el Sáhara negro, llamado así por la gran concentración de piedra de col. La carrera dejaba a Argelia a su derecha con los comunes montes negros de col, y grandes dunas de arena blanca a la izquierda. Llegando hasta el Oasis de Tisserdimine.