Cáritas Gandia organiza las III Jornadas sobre Personas sin Hogar


Se realizará los días 23 y 24 de noviembre en la Casa de Cultura Marquéz Gonzáles Quirós de Gandia.




 

Cáritas Gandia organiza las III Jornadas sobre Personas sin Hogar

El director de Cáritas Interparroquial de Gandia, Eduardo Mahiques, junto a la trabajadora social de Cáritas que coordina el proyecto de personas sin hogar, Cristina Ingalaturre, ha presentado las III Jornadas sobre Personas sin Hogar que organiza la entidad los días 23 y 24 de noviembre en la Casa de Cultura Marquéz Gonzáles Quirós de Gandia.

Cáritas Gandia ha preparado un vídeo-fórum en el que se proyectará la película 'Al otro lado de la calle' y una mesa redonda que contará con la participación de la secretaria autonómica de Familia y Solidaridad, Gotzone Mora; con la profesora de Sociología Mª Rosario Sánchez; con el educador de la Fundació Arrels de Barcelona, José Mª Enguera, y con Miquel Fuster, quien fue una persona 'sin hogar' y ha plasmado sus vivencias en la novela gráfica 'Miquel, 15 años en la calle'.

Eduardo Mahiques ha insistido en que el problema de las personas sin hogar no es una cuestión de Cáritas, sino que es un problema de toda Gandia. Así mismo señaló que el objetivo de las jornadas es dar a conocer la situación de estas personas que por circunstancias están viviendo en la calle.

Por su parte, la coordinadora del proyecto de personas sin hogar de Cáritas Gandia, Cristina Ingalaturre, ha explicado que el objetivo del programa de calle, es acercarse "a los últimos de los últimos" que son los que viven en la calle. "Hay más personas en la calle de las que pensamos, incluso gente aseada y bien vestida que viven en el coche o en el portal de lo que era su casa y nadie les hace caso", afirmó la trabajadora social, quien insistió: "son vecinos nuestros". Además, señaló que, al contrario de lo que se piensa, la mayoría son españoles y entre ellos hay muchos gandienses.

La labor del programa de calle es acompañar a estas personas que no tienen ningún recurso, escucharlas, acercarse a ellas para ver cuales son sus necesidades y, para ello los visitan cada semana y cuando es necesario les acompañan a realizar pequeñas gestiones en el banco o en el juzgado o ir al médico, de lo contrario nadie les hace caso. El año pasado atendieron a 27 personas.