Oliva tiene una nueva clarisa para su convento


El sábado 19 de noviembre a las 12h, la Iglesia del Monasterio de Sta. Clara de Oliva, se presentaba abarrotada de gente debido a que Mª Isabel Salort Sala, una feligresa de la Parroquia de San Roc, y secretaria del Instituto Diocesano de Ciencas Religiosas de dicha localidad, hacía su solemne entrada en el Monasterio Franciscano para comenzar su proceso vocacional en miras a consagrarse como Hermana Pobre de la Orden de Sta. Clara, más conocida como Clarisa.




 

Oliva tiene una nueva clarisa para su convento

María Isabel de 66 años de edad, afirman los que la conocen, que es una mujer alegre y llena de fe. "No es de extrañar que haya decidido hacerse clarisa" destacaba uno de los presentes. A una edad que está fuera de la normalidad para tomar decisiones sobre su vocación cristiana, María Isabel ha decidido dar el paso diciendo que "hoy es el día de la gran limpieza mental, es el momento para empezar una nueva vida, confiando en el Señor, y que haga de mí un vaso nuevo". “Me apuntaba a todo con tal de acallar la voz del Señor”, ha explicado Isabel Salort.

Durante la hora y media que duró la Eucaristía de Acción de Gracias, y que presidió el Padre Oltra, gran amigo de la nueva postulante, María Isabel, "se mostró totalmente serena, y tranquila. Su rostro era de felicidad y satisfacción, así como de convencimiento de saber lo que estaba haciendo", tal y como han querido destacar algunos de los 25 sacerdotes que asistieron a la celebración.

Pasadas las 13.30h del mediodía, una religiosa daba gracias a Dios por esta nueva vocación, e invitaba a todos a la oración por la nueva vocación que el Señor les había concedido. "María Isabel te doy las gracias a ti, porque has escuchada la llamada del Señor, has sido valiente. Te acogemos de todo corazón, y te acompañaremos con la oración" destacó la religiosa en nombre de toda la Comunidad Contemplativa de Oliva. Terminadas estas palabras, y despidiéndose de su familia con lágrimas de emoción, María Isabel hacía su entrada en el Convento, para comenzar su nueva vida en oración por todos los olivenses y por el mundo entero.

Tras un año conviviendo con las religiosas, Isabel realizará la toma de hábitos e iniciará su etapa de noviciado durante dos años hasta que profese los votos temporales y, finalmente, los perpetuos después de tres años de juniorado.

La orden de las Clarisas, fundada en 1212 por santa Clara de Asís, primera mujer a quien la Iglesia aprobó una regla propia, se estableció en España en 1228, al fundarse el primer monasterio en Pamplona. Fue canonizada por el papa Alejandro IV en el año 1255.

Ahora durante el tiempo de Adviento, hasta la llegada de la Navidad, el Convento permanecerá cerrado para recibir visitas. Para las hermanas es momento de reflexión, y fuerte oración. Una vez llegada la Navidad, los feligreses y público en general, podrán acercarse a visitar las hermanas que residen en este convento y a María Isabel, y compartir con ella la experiencia que está viviendo y sintiendo.