La Generalitat, el Estado y la Diputación deben a Oliva casi dos millones de euros en concepto de subvenciones


David González del BLOC-Compromís de Oliva denuncia que la situación de la Tesorería Municipal de la localidad mejoraría si la Generalitat Valenciana, el estado y la Diputación pagaran al Ayuntamiento de Oliva los casi dos millones de euros que deben en concepto de subvenciones, y añaden que, de haber tenido ese dinero que el consistorio ya ha avanzado, no hubiese sido necesario pedir un préstamo ICO.




 

La Generalitat, el Estado y la Diputación deben a Oliva casi dos millones de euros en concepto de subvenciones

Un informe de la Intervención Municipal solicitado por el grupo BLOC-Compromís de Oliva en la sesión ordinaria del Pleno de octubre revele que la situación de la Tesorería Municipal mejoraría mucho si las administraciones públicas, sobretodo la Generalitat Valenciana, abonara las subvenciones que concede en un periodo de tiempo razonable, y no con tanto retraso como en la actualidad. Todo ello tendría una repercusión directa sobre la reducción del período de pago a proveedores.
En el Informe, con fecha de 22 de noviembre de 2011, se especifica la cantidad pendiente de ingresar y que ya ha estado pagada por parte del Ayuntamiento, según el concepto de la subvención, el año, así como la administración responsable. Solo está referida a los años 2009, 2010 y lo que llevamos del año 2011, es decir, que el importe puede ser superior si ampliamos el período de tiempo.
Sólo las subvenciones pendientes de cobro desde el año 2009 hasta la fecha de emisión del informe, suman casi 2 millones de euros. Dinero que el Ayuntamiento de Oliva ya ha pagado a proveedores o ha utilizado con recursos propios.
Desde el BLOC-Compromís, han denunciado el déficit estructural que sufren los ayuntamientos en materia de financiamiento adecuado. Además, los ayuntamientos valencianos como el de Oliva se ven doblemente penalizados con el retraso de las transferencias por parte de la Generalitat, lo que lleva a una situación dramática por la descompensación que este hecho provoca en la tesorería municipal. Precisamente el Ayuntamiento de Oliva se ha visto obligado a pedir un préstamo ICO por valor de casi 1 millón de euros para cubrir los problemas de liquidez y poder pagar a los proveedores. Si la Generalitat Valenciana pagara al Ayuntamiento lo que ya ha avanzado, ni siquiera hubiese sido necesario ese préstamo.