Tavernes de la Valldigna participó en campaña de sensibilización contra la violencia de género


El acto tuvo lugar en el Hotel Santa Marta de Cullera y estuvo presidido por el Conseller de Gobierno, Serafín Castellano.





 

Tavernes de la Valldigna participó en campaña de sensibilización contra la violencia de género

Ayer jueves 24 de noviembre, el alcalde de Tavernes, Jordi Juan, acompañado por miembros de la corporación del ayuntamiento, participó en Cullera, en la presentación de la campaña de sensibilización de violencia de género, dentro del marco del Proyecto Iceberg, del que forma parte la localidad Vallera.  El acto tuvo lugar en el Hotel Santa Marta de Cullera y estuvo presidido por el Conseller de Gobierno, Serafín Castellano.

Jordi Juan, estuvo acompañado, entre otros, por el intendente Jefe  de la Policía Local, Miguel Chofre.  Tavernes de la Valldigna participa en este proyecto pionero al lado de las localidades como Sueca y Cullera.

El Proyecto Iceberg busca romper el silencio al que los maltratadores someten a sus víctimas, darles apoyo y fortalecer los lazos interpersonales que constituyen el entramado social, para recuperar el vecindario. Así, serán los mismos vecinos los que canalicen y desplieguen los recursos disponibles, como médicos, psicólogos, y también en escala económica, laboral, jurídica o educativa para valorar de manera individualizada las necesidades y riesgos personales de cada mujer.

Para canalizar la participación ciudadana, el Proyecto Iceberg articula un sistema de coaliciones locales, que son las que darán apoyo a las mujeres víctimas de la violencia de género y contribuirán así a la detección prematura de las situaciones de riesgo.

Las coaliciones locales estarán guiadas por la Policía Local, porque es la más próxima a los ciudadanos, y se implantará en la Comunidad Valenciana en las localidades de Sueca, Cullera y Tavernes, y paralelamente en ciudades de Francia, el Reino Unido y Bulgaria. Se busca también contrastar los resultados en países con características diferentes para poder conseguir un modelo válido y adaptable para toda Europa.

Por otro lado, se ha señalado que serán los vecinos y profesionales los encargados de estar pendientes y detectar posibles casos de violencia de género y, delante cualquier sospecha de maltrato, hablar con la víctima en la intimidad y proporcionarle la confianza suficiente para que rompan su silencio.

En caso de que la víctima niegue el maltrato, y ante las sospechas de sufrir algún tipo de violencia, se deberá acudir a la coalición local del municipio, donde voluntarios y profesionales aconsejarán qué hacer delante cada caso concreto. Habrá que siempre recorrer a la Policía Local en los casos graves y evidentes.