El pleno de Oliva aprueba la permuta de terrenos municipales en la Font Salà


Un convenio que fue aprobado con los votos favorables del PP y el PSOE de Oliva, y el voto negativo del resto de formaciones políticas de Oliva.




 

El pleno de Oliva aprueba la permuta de terrenos municipales en la Font Salà

El grupo municipal Gent d’Oliva ha denunciado el pelotazo urbanístico, disfrazado de convenio, que fue aprobado en el último pleno celebrado la semana pasada, y que supone la permuta de 4.500 m2 de suelo urbanizable del Ayuntamiento por otros tantos de suelo no urbanizable protegido, que pretende realizar la alcaldesa de Oliva Chelo Escrivá en la zona de la Font Salà, sin aportar el preceptivo informe técnico de valoración que acredite su justiprecio, tal y como marca la ley.

El Portavoz de Gent d’Oliva, Pepe Salazar, ha manifestado que respecto al valor económico aproximado de mercado de estas parcelas, en la actualidad, ofertando 6.000 euros por cada una de estas 5 hanegadas y media (total 33.000 euros),  se estaría pagando 5 veces más del precio que venía ofertando la Generalitat (1.200 euros por hanegada del Marjal).

Gent d’Oliva critica que la excusa utilizada por la alcaldesa y su gobierno,  es dotar al enclave de “La Font Sala” de un aparcadero de vehículos (1.500m2) y un parque público de 3.000 m2 (curiosamente, dentro de otro parque público como es el Parque Natural del Marjal).

Esto supone una muestra más de la mala administración de esta gobernante que pretende de los recursos públicos, en este caso el del patrimonio del suelo municipal (PMS), un claro trato de favor, y una especie de supuesto pelotazo urbanístico, en favor de “la familia” beneficiaria en dicha permuta.

Pese a la crisis existente, el valor aproximado de cada una de las hanegadas ubicadas dentro del mencionado Plan Parcial, normalmente, no bajaría de los 60.000 euros cada una de ellas (total 330.000 euros).

La finalidad pretendida, por la primer Edil,  y en la misma proporción, es permutar una o dos parcelas municipales resultantes de suelo urbano que dispondrá el Ayuntamiento dentro del Plan Parcial Cami al Mar 2 (en fase de tramitación administrativa),  por cinco hanegadas y media (4.500 m2) de Suelo No Urbanizable Protegido de Marjal, de propiedad particular situadas en los aledaños de la zona de “La Font Sala” en zona de recepción y transito del Parque Natural del Marjal Oliva-Pego.

Además, con la ventaja añadida, para los propietarios  agraciados en esta permuta de estar exentos de cargas fiscales (plusvalía) y del coste de notaria y registro de estos terrenos. Todo ello asumido por el Ayuntamiento. Pero. Y la aprobación del pretendido  “Plan Especial” para la zona, llevará aparejada la consolidación de unas edificaciones e instalaciones existentes, en un resto de parcela de 2.041 m2 de estos propietarios y el derecho de acceso rodado para vehículos a través de las zonas de equipamiento y uso público, sin pago de tasa o canon de “vado permanente” el cual se le condonará a la propiedad privada,  tal y como lo indica el pretendido convenio urbanístico a firmar por ambas partes.

Es decir,  que a través de esta ruinosa propuesta para el Ayuntamiento, la  Sra. Escrivá  está dispuesta a dilapidar, de salida,  al menos 300.000 euros del Patrimonio del Suelo Municipal, y esta operación supone,  una prueba más, de lo que no debe hacer un dirigente político,  si lo que pretende es beneficiar el interés general, y no arbitrariamente a unas personas.
Desde luego que la zona de la “Font Sala” necesita de un “Plan Especial”, de un buen y serio Plan de actuación, no como el arreglo particular que se pretende. 

Según Salazar, más nos hubiese valido, en pro de la promoción turística, medioambiental, socio-económica y del interés general de Oliva, que la Sra. Escrivá,  se hubiera preocupado, insistentemente y de verdad, de conseguir para nuestra ciudad, entre otros,  proyectos  tan importantes como es el que se construirá en la población vecina de Pego: Centro de Información y de Interpretación de la Marjal de Pego-Oliva, y no cerrar caprichosamente y por cuestiones personales  la oficina ubicada en Oliva del propio parque.

Unas declaraciones que han provocado la rápida respuesta del PP en la voz del concejal de urbanismo de Oliva, Joan Pi, quien ha asegurado que toda la documentación está en regla y que según estipula el reglamento de ordenación y gestión territorial y urbanística valenciana, determina que el gobierno de Oliva ha actuado dentro de la legislación urbanística vigente.

El concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Oliva, Joan Pi, ha detallado el artículo de la ley territorial valenciana que le da cobertura jurídica a las actuaciones urbanísticas pretendidas por el gobierno de Oliva para poner en valor esta determinada zona de la localidad.

Un convenio que fue aprobado con los votos favorables del PP y el PSOE de Oliva, y el voto negativo del resto de formaciones políticas de Oliva.