Hoy domingo se celebra la tradicional ruta al Castillo de Ador


A continuación se detalla todo el programa de viaje de esta tradicional ruta de la localidad en su ascenso a uno de los castillos más emblemáticos de la comarca.




 

Hoy domingo se celebra la tradicional ruta al Castillo de Ador

1. A las 9 iniciaremos la marcha desde la plaza de la Fuente  hacia el Aedo, por el camino del Olivaret, entre la sombra, la ruta empieza a subir primero sobre asfalto, pasando junto las últimas casetas y, poco después, sobre camino pedregoso.

2. Llegaremos a la parte alta del terrero y, planeando, después de atravesarlo tomaremos la senda que, entre el pinar, hacia la Fuente del Assester.

3. Poco antes de llegar a la fuente la senda se bifurca y tomaremos la que nos sale a la derecha. Pero ya que estamos tan a cerca de la fuente, nos acercaremos para contemplar la que en otro tiempo fue una estimada fuente a la que subían con caballos para llenar cántaros con el agua que manaba y que era muy apreciada en los pueblos de las cercanías. Ahora es, realmente, una ex fuente de la que solo queda su vieja alberca. En cambio, los alrededores, el rincón que decimos del Assester (el sister o la sister en la pronuncia corriente) continúa invitando al descanso. El sesteadero, el assestador y también el sextario y el assester que hay en muchos pueblos eran lugares donde paraban antiguamente los ganados de ovejas a descansar, a sestear. Un poco más arriba de la fuente están las Piedras Campana amontonadas unas sobre otros y que, como todos saben, resuenan al tirarlos un guijarro. Es más que probable que su disposición, caídas de cualquier manera, se originara a raíz del fortísimo terremoto que el diciembre de 1396 golpeó por dos vueltas el reino de Valencia.

4. Reanudando la marcha, la senda avanza plácida entre pinos adultos y pasa junto a una balsa. En aquel rodal de márgenes secanos perdidos y reocupados por el bosque se esconde como una pequeña ciudad encantada de grandes peñas redondeadas con curiosas disposiciones y formas. Después la senda empieza a bajar y de una finca. A la parte alta de la finca empieza la senda que sube decidida entre el pinar, un pinar tan tupido que, en tramos, la pinocha hace el chafar bien mullido.

5. El Castillo, 233 m de altitud. Para hacer más fáciles los últimos pasos de ascensión, justo bajo los muros de la fortaleza alguien ha atado una cuerda hasta el recinto superior. Amuerzo. Estos muros de origen almohade debieran refugiar la primera generación de pobladores cristianos, los primeros de nuestros antepasados nacidos en estas tierras, cuando la gran revuelta hispanomusulmana de 1276 puso en peligro la conquista de Jaime I.

6. El descenso será por la senda de la Fuente del Pintado que, entre antiguos bancales de secano cobertizos por el bosque, lleva a Alfauir. El nombre del pueblo deriva, según el lingüista y sabio Joan Corominas del árabe al-Huaiuîr, los algepsarets.

7. por la calle del Barranco saldremos del pueblo. Pero no se debe dejar de contemplar la antigua torre hispanomusulmana que aún aguanta, aunque los frailes de San Jerónimo le cambiaran su función original para convertirla en almacén donde guardar  la renta que debían entregarlos sus vasallos del pueblo. Junto en el cementerio, tomaremos el camino que sale a la izquierda.  Este es el antiguo camino que llevaba desde Ador a Alfauir. Más adelante, por terreno ya recorrido, nos desviaremos a la izquierda dejando de nuevo  el asfalto. El camino sube hasta la parte baja del terrero, la enorme cicatriz que dificulta, si no impide, el inmemorial paso que unía Ador con Alfauir y Castellonet.

8. Cruzando el paisaje llunar que ha abierto el terrero allá donde no hace tanto se escalonaban bancales de algarrobos y  con los zapatos polvorientos, la ruta hace la última bajada hasta Ador.

9. Y a comer cada uno a su casa.