CCOO y UGT rechazan la congelación del SMI para 2012


Los Secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, Toni Ferrer y Ramón Górriz,respectivamente, han remitido una carta a la Secretaria de Estado de Empleo, MªLuz Rogríguez, en la que rechazan la congelación del SMI para 2012, pues supone una nueva caída real del SMI y una mayor pérdida de su capacidad de compra.




 

CCOO y UGT rechazan la congelación del SMI para 2012

En la misma, recuerdan que el SMI ha ido perdiendo peso sobre el salario medio a partir de 2007,fecha en la que alcanzó su mayor peso relativo (41,5%) y ha caído progresivamente desde ese año hasta el 41% en 2010 y 2011. Ambos sindicatos insisten al Gobierno para que el SMIrecupere el poder de compra perdido en 2010 y 2011 y mantenga su capacidad adquisitiva en 2012 y proponen, con el fin de evitar que se produzcan continuas pérdidas del poder adquisitivo de esta renta, la reforma del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para asentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI. Asimismo, solicitan que se aborde la negociación planteada por el RDL 3/2004 sobre los criterios para la revisión del Indicador Público de Rentas Múltiples (IPREM).

A continuación os adjuntamos el texto íntegro de la carta:

En relación al Proyecto de Real Decreto por el que se fija el Salario Mínimo Interprofesional para 2012, remitido el 28 de diciembre de 2011, le comunicamos nuestro desacuerdo con la propuesta planteada.
Desde el año 2000, el SMI ha experimentado una continua, aunque irregular, mejora nominal. No obstante, su capacidad de compra, medida por el comportamiento real de la variable que considera la evolución de los precios, sólo señala un aumento de su poder adquisitivo desde 2004 hasta 2009. La llegada de la recesión económica marca un cambio. En 2009 el crecimiento realpositivo se debe sobre todo a la caída de los precios de los productos, mientras en 2010 y 2011 se observa una pérdida de poder de compra. El incremento nominal del SMI (1,5% y 1,3% en cada año) no llega a cubrir el alza de los precios de los bienes, que en 2010 llegaron al 1,8% y en noviembre de 2011 ya obtenían una media del 3,3% y con perspectivas de mantenerse. La pérdida del poder de compra del SMI alcanzó, por tanto, un 0,3% en 2010 y en 2011 ya se sitúa en un 2%.

Para 2012, la congelación del SMI supondría una nueva caída real del SMI y una mayor pérdida de su capacidad de compra, dadas las previsiones del IPC para el próximo año, situadas en un promedio del 1,6% (Consensus Forescast, diciembre 2011).
A pesar de la ganancia ininterrumpida que experimenta desde 2004 hasta 2009, el SMI ha ido perdiendo peso sobre el salario medio a partir de 2007, fecha en la que alcanzó su mayor peso relativo (41,5%), y ha caído progresivamente desde ese año hasta el 41% en 2010 y 2011, alejándose así del objetivo del 60% del salario medio neto establecido por la Carta Social
Europea. El objetivo del 60% del salario medio neto equivaldría a un SMI en 2011 de 1.026,43 €.

Este recorte se debe, por un lado, a la moderación en el ritmo de crecimiento del salario mínimo y,por otro, a un incremento en la tasa de variación del salario medio que se produce por la fuerte contracción del empleo y lo que empuja al alza las medias salariales; en consecuencia, parte de la caída del peso del salario mínimo sobre el salario medio se debe a este efecto composición.
El salario mínimo español es uno de los más bajos de los países de la UE‐15 que lo tienen establecido en su ordenamiento jurídico con cobertura general. Tanto medido en unidades monetarias (euros), como en paridad de poder de compra (descontando los diferenciales de precios entre países), sólo se sitúa por encima de Portugal. Este hecho no se justifica por diferencias en los niveles de productividad por hora, sino por una remuneración más baja de la hora trabajada.

Dado que la mejora del poder de compra del SMI ha contribuido al fortalecimiento de la cohesión social, a pesar de las diferencias con Europa y de estar aún lejos del nivel marcado por la Carta Social Europea, la crisis económica no puede servir como excusa para desistir en el objetivo de alcanzar un salario mínimo del 60% del salario medio.
El contenido del informe elaborado por CCOO y UGT y remitido al Ministro el pasado 15 de diciembre, permite afirmar que de aprobarse el Proyecto de Real Decreto remitido hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, se torna prácticamente imposible el cumplimiento de dicho compromiso.

Por tanto, dadas las circunstancias actuales, UGT y CCOO insisten al Gobierno para que el SMI recupere el poder de compra perdido en 2010 y 2011 y mantenga su capacidad adquisitiva en 2012, impidiendo que su poder de compra prosiga con la caída experimentada.
Asimismo, con este fin de evitar que se produzcan continuas pérdidas de poder adquisitivo del SMI, CCOO y UGT solicitan la reforma del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para asentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI, así como que se aborde la negociación planteada por el RDL 3/2004 sobre los criterios para la revisión del Indicador Público de Rentas Múltiples (IPREM).