El Gobierno de Gandia rescindirá el contrato con Aguas de Valencia


Orengo gastó los más de 67 millones de euros ingresados por los Cánones de Agua Potable y Alcantarillado en facturitas varias.
La gestión de Orengo ha supuesto más de 91 millones de euros de déficit.
El Gobierno de Gandia licitará de nuevo la gestión e inversiones de Agua Potable y Alcantarillado, sufragando la nueva empresa el déficit generado.
Víctor Soler: “El Gobierno del Partido Popular cumplirá su palabra de bajar las tarifas de Agua Potable y Alcantarillado, no como Orengo que pactó en secreto hasta tres subidas de las tarifas cuando lo negó en público”.




 

El Gobierno de Gandia rescindirá el contrato con Aguas de Valencia

El portavoz y coordinador de Gobierno, Víctor Soler, en base al informe realizado por el interventor municipal, recogido en el informe del letrado mayor, ha asegurado que la actual situación económica de la ciudad imposibilita acometer las obras de mejora y mantenimiento del agua potable y el alcantarillado. Esto ha motivado que el ejecutivo deba licitar de nuevo la gestión de dichos servicios, Soler lo ha anunciado esta mañana durante la rueda de prensa que ha ofrecido para dar a conocer los acuerdos tomados en la Junta de Gobierno, donde ha comparecido acompañado del consejero delegado de asuntos de Alcaldía Javier Reig.

El portavoz del Gobierno ha hecho una retrospectiva para explicar los antecedentes, “el ejecutivo de José Manuel Orengo privatizó unos servicios básicos necesarios para la ciudadanía como la gestión del agua potable y del alcantarillado”. Para ello se constituyó una sociedad mixta denominada Actuacions Ambientals Integrals, S.L. participada en un 51% por IPG y en un 49% por Aguas de Valencia, S.A. “pero Orengo no dudó en  ingresar por adelantado unos cánones que deberían haberse destinado para mejorar la red de ciclo integral, ni un solo euro se destinó a las obras del Plan Director”.
Dichos cánones están valorados en: 55 millones euros, correspondientes al agua potable, y 12 millones de euros, correspondientes al alcantarillado, pero la realidad es que estas cantidades no se destinaron a su objetivo final “y el dinero fue dilapidado en facturitas varias” ha lamentado Víctor Soler.

Atendiendo al informe del letrado mayor, la actual situación económica hace que a día de hoy el Ayuntamiento de Gandia no pueda acometer las obras de mejora y mantenimiento, por lo que el gobierno municipal no tiene otra opción que resolver los contratos de concesión establecidos con Aguas de Valencia. Para el portavoz del gobierno la situación todavía es más grave, ya que el ayuntamiento deberá reconocer una deuda de más de 76 millones de euros a favor de Aguas de Valencia, así como una indemnización por resolución anticipada por valor de 3,3 millones de euros. A ello se le suma reconocer una deuda de 9,9 millones de euros a la sociedad Actuacions Mediambientals, en concepto de indemnización, así como 1,8 millones de euros por resolución anticipada a Aguas de Valencia en calidad de socio privado de la misma. En total 91,271 millones de euros más de deuda para las arcas públicas de nueva deuda que Gandia suma a los 300 millones de euros, lo que ha llevado a Víctor Soler a tachar al exprimer edil como “el peor alcalde de la historia de la ciudad, es lamentable la situación a la que nos ha llevado Orengo, ha dilapidado la riqueza de Gandia y nos ha dejado sumidos en la peor situación posible”.

Soler ha asegurado que el nuevo pliego de condiciones será conjunto para la gestión del agua y del alcantarillado, la nueva empresa concesionaria deberá asegurar el suministro del agua potable, así como su calidad, y tendrá que acometer las obras de mejora pertinentes, por lo que no acarreará costes para el Ayuntamiento de Gandia. Está previsto que se finalice en mayo, de esta forma se amplía el plazo para que empresas europeas puedan optar a la nueva concesión, que tendrá una validez de 50 años. Tal y como asegura Javier Reig, el objetivo es que los ciudadanos no tengan que asumir la “nefasta gestión del gobierno socialista”. Reig ha hecho público las conversaciones mantenidas junto con el alcalde Arturo Torró con los responsables de Aguas de Valencia antes de la toma de posesión, donde fueron conocedores del pacto que José Manuel Orengo tenía con Aguas de Valencia: la subida por triplicado de la tarifa del agua, “algo que no vamos a consentir, es más, vamos a tratar de disminuir estas tarifas, ya que el alcalde se niega a que los ciudadanos asuman las consecuencias de la gestión socialista, ni mucho menos a subir las tarifas” ha afirmado con rotundidad Javier Reig.

Frente a este nuevo horizonte, Soler ha querido lanzar un mensaje de serenidad, “pese a la nefasta gestión del gobierno socialista de Orengo”, el Gobierno de Gandia pretende licitar un nuevo contrato para la gestión del agua potable y el alcantarillado con el fin de absorber los más de 90 millones de déficit generados por el anterior gobierno, así como mejorar el servicio hasta ahora prestado a la ciudad de Gandia. El portavoz del Gobierno se ha mostrado esperanzado “estamos convencidos que pese a la gravedad de la situación, lograremos un nuevo contrato más beneficioso para los intereses de los ciudadanos de Gandia,  lograremos cubrir los más de 90 millones de euros de déficit generados por los socialistas, y lo haremos siguiendo nuestra política de conseguir más por menos, sin subir la tarifa del agua, y sin que sean los gandienses quienes paguen los platos rotos”.