El Bloc-Verds: Compromís de Gandia lamenta el constante traslado de algunas dependencias municipales


Los econacionalistas consideran que sería conveniente que siete meses después de iniciada la legislatura, el gobierno del Partido Popular decidiera de una vez por todas donde quiere ubicar cada uno de los servicios municipales y acabara con la situación de provisionalidad que estos sufren.




 

  El Bloc-Verds: Compromís de Gandia lamenta el constante traslado de algunas dependencias municipales

El Grupo Municipal del Bloc-Verds: Compromís en el Ayuntamiento de Gandia se ha enterado por los medios de comunicación de la intención del gobierno municipal de ceder una parte del edificio municipal situado en la calle Tossal para que se ubique la sede del Centro Internacional de la Universitat de València.

Si esto es cierto, nos alegramos por la sección valenciana de la universidad, porque, tal vez, la tercera ubicación provisional en nuestra ciudad quizás sea ya la definitiva.

El problema que se plantea ahora es donde irán a parar los servicios municipales que estaban instalados en el edificio que ahora ocupará la universidad.

Por otro lado, el alcalde de Gandia confirmó a nuestro grupo, en el pleno celebrado la semana pasada, que estaban negociando con los propietarios de los bajos situados en la Plaza de la Vila, que hasta hace un mes contenía dependencias municipales y que ahora se encuentra vacío, un nuevo contrato de alquiler.

Este hecho puede suponer que puedan volver a ese espacio los servicios que hasta hace unos días había, o se ubiquen los que ahora trabajan en el edificio de la calle Tossal.

En cualquier caso, nuestro grupo está observando que se está produciendo un movimiento constante de idas y venidas de servicios municipales por toda la ciudad que no aportan ningún beneficio a nadie. En un principio, por parte del gobierno municipal, se afirmó que las reubicaciones de los servicios estaban justificadas para favorecer una reducción del gasto en alquileres. Pero no sabemos si esa reducción compensará el incremento notable que habrá experimentado el gasto destinado a pagar a las empresas que organizan cada uno de los traslados realizados. Sin valorar, además, los problemas añadidos que este tipo de movimientos comporta para los trabajadores municipales y para los usuarios de los servicios.

El Bloc-Verds: Compromís considera que sería conveniente que siete meses después de iniciada la legislatura, el gobierno del Partido Popular decidiera de una vez por todas donde quiere ubicar cada uno de los servicios municipales y acabara con la situación de provisionalidad que estos sufren.