Suspendido el programa de Prevención del Absentismo Escolar


La Mancomunitat de Municipis de la Safor suspende el Programa de Prevención del Absentismo Escolar por la falta de financiación de la Generalitat.




 

Suspendido el programa de Prevención del Absentismo Escolar

La Mancomunitat de Municipis de la Safor y su departamento de Servicios Sociales se han visto abocados a suspender el Programa de Prevención del Absentismo Escolar, debido a los recortes y la falta de financiación por parte de la Generalitat Valenciana.

Los recortes han afectado directamente a la parte del programa que se lleva a cabo desde dentro del mismo centro educativo, de tal forma que ha desaparecido la figura de la monitora que trabajaba directamente con los adolescentes, la cual garantizaba su permanencia en el centro en horario lectivo.

La Mancomunitat de la Safor, a través de su departamento de Servicios Sociales, ha llevado a cabo el programa de absentismo escolar desde 1998. Este abrazaba tres Institutos de Educación Secundaria de la comarca, que daban atención a los 23 municipios que están adheridos al servicio.

El trabajo de prevención del absentismo escolar era un programa comarcal dirigido a adolescentes de 12 a 16 años con problemáticas diversas. Es una de las manifestaciones más claras de las dificultades de integración en la vida escolar y en la mayoría a veces suele derivar en fracaso. Este problema no se soluciona exclusivamente garantizando el lugar escolar, sino que exige de las administraciones públicas acciones positivas que incluyan la adopción de medidas efectivas y coordinadas para resolver los problemas que están en el origen de este fenómeno educativo. Las condiciones desfavorables de carácter familiar, económico, sociocultural y educativo son la causa más frecuente del absentismo escolar.

Los éxitos recogidos durante la vigencia del Programa, a pesar de los limitados presupuestos, han sido fruto del gran esfuerzo de coordinación de todas las partes implicadas (servicios sociales, centros educativos y policía local), que siempre han luchado por el servicio.
Desgraciadamente, estos éxitos están lejos de poder volver a repetirse y quienes realmente están sufriendo las consecuencias son los adolescentes y las familias que disfrutaban de esta ayuda.