Los socialistas de Gandia denuncian que lo impagos de las becas de comedor podrían paralizar el servicio


La concejala Liduvina Gil critica que las políticas del PP en la Generalitat están ahogando y ponen en peligro la formación de las futuras generaciones.




 

Los socialistas de Gandia denuncian que lo impagos de las becas de comedor podrían paralizar el servicio

La concejala del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Gandia, Liduvina Gil, ha denunciado hoy que los retrasos de la Generalitat Valenciana en los pagos de las becas de comedor podrían hacer que algunos centros de Gandia se vean obligados a paralizar el servicio si no cobran lo que se les debe. Además, los centros de la ciudad han visto cómo 55 educacoras de comedor se han quedad sin trabajo por los recortes de Conselleria.

En total, la Generalitat acumula una deuda de más de 20 millones de euros en concepto de becas de comedor a los centros de toda la Comunitat Valenciana. Una deuda que hace insostenible la situación en muchos centros, algunos de los cuales se encuentran en Gandia. Gil también ha dicho que el gobierno de Torró también pone en peligro el comedor en las escoletes por sus impagos.

Gil ha explicado que esta es “una más de las políticas nefastas que el PP está aplicando en Educación y que están ahogando el sistema público y poniendo en peligro la formación de las futuras generaciones”. Unas políticas que, además, se están aplicando “para recortar gasto y pagar los excesos que durante 16 años han tenido los gobiernos del PP en la Comunitat Valenciana”.

La anterior responsable de Educación en Gandia ha añadido que, además de la deuda de las becas de comedor, la Generalitat también debe las becas de los libros (más de 31 millones de euros), los importes de mantenimiento de los centros de secundaria y, en el último pleno del Consell, se acabó de tumbar la educación pública de 0 a 3 años.

La concejala socialista también ha dado a conocer que la Generalitat está dejando a oscuras las aulas de los centros educativos para recortar en gasto energético. Según ha dicho, se está dejando a la mitad los tubos fluorescentes que iluminan las aulas, perjudicando a los alumnos y a la calidad de vida dentro de una aula. Gil ha lamentado que “al frío que ya sufren los alumnos hay que sumar el estado de penumbra en el que deberán estudiar por estos recortes”.

Liduvina Gil ha recordado que durante las anteriores legislaturas y con gobiernos socialistas, estando ella al frente de Educación, Gandia trataba de cubrir, en la medida de lo posible, aquellos aspectos que la Generalitat iba recortando, como las becas, los bonos de las escoletes o algunos aspectos de mantenimiento en los centros de secundaria, como actuaciones urgentes en el Ausiàs March. Una política que Gil lamenta que ha quedado enterrada con la llegada del PP al gobierno local, dado que Torró “permite y aplaude cada uno de los recortes de sus amigos en la Generalitat”.