El PSOE dice que Torró ocultó el informe del Síndic sobre Gandia


Los socialistas denuncian que Torró no ha facilitado información al Síndic para que se dé una imagen turbia del anterior gobierno municipal.
Orengo lamenta que Torró no defendiese la gestión anterior ni diese opción al anterior gobierno para hacerlo y asegura que, a pesar de ello, el informe muestra más aspectos positivos que negativos.
El informe desmiente los datos de la deuda que muestra Torró con la auditoría de Deloitte.




 

El PSOE dice que Torró ocultó el informe del Síndic sobre Gandia

El PSOE de Gandia ha denunciado que el Gobierno del PP ocultó al resto de grupos políticos del Ayuntamiento, el informe de gestión correspondiente al año 2010 que ha realizado el Síndic de Comptes de la Comunitat Valenciana y que revela la debilidad en el control interno, y falta de información sobre contratos o subvenciones directas.

El exalcalde socialista José Manuel Orengo, y la ex concejala de Hacienda, Ana García, han criticado al actual Alcalde, Arturo Torró, ya que les ocultó premeditadamente dicho informe para que venciera el plazo de alegaciones y así impedir que el PSOE pudiera aclarar las dudas al Síndic.

Orengo se ha referido al Alcalde Torró, manifestando que el PSOE ha sido víctima de una trampa hecha por un tramposo. Los socialistas denuncian que Torró no ha facilitado toda la información al Síndic con la intención de dar una imagen turbia del anterior gobierno municipal formado por PSOE y Plataforma de Gandia.

El informe del Síndic se remitió el Ayuntamiento antes del mes de diciembre pasado con el fin de que el Gobierno local presentara las alegaciones que considerara oportunas a los datos de la fiscalización. Pese a que en 2010 todavía gobernaba el PSOE, ni esta formación ni el BLOC tuvieron conocimiento del mismo.

El Gobierno de Arturo Torró, además, no presentó ningún reparo al documento de análisis de gestión. Ese es, para el PSOE, el motivo por el que el Síndic no deja en buen lugar la gestión del anterior Gobierno que dirigieron Orengo y Fernando Mut.

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Gandia y anterior alcalde de la ciudad, José Manuel Orengo, ha valorado hoy el informe de la Sindicatura de Cuentas de la Comunidad Valenciana asegurando que Torró no ha facilitado información al síndico con una única intención: que el resultado dé una imagen turbia del anterior gobierno.

Tal y como ha explicado Orengo, la actitud “oscura y de mala fe” de Torró ha hecho que el actual gobierno ni si quiera alegue el informe redactado por el síndic, mientras que siempre y en prácticamente todos los ayuntamientos se presentan alegaciones que ponen luz a todos aquellos aspectos más dudosos que critica la sindicatura.

Para Orengo, el actual gobierno dirigido por Torró “está más preocupado en echar leña al fuego contra el anterior gobierno que en presentar una imagen positiva de la situación del Ayuntamiento”. Una obsesión, la de Torró, que ha hecho que en ningún momento se preocupara por defender la anterior gestión y que ni si quiera invitara a los anteriores responsables para hacerlo, dificultando así la tarea del síndic y posibilitando que el informe diera la imagen que a él le interesaba.

En este sentido, Orengo recordaba que en el mes de diciembre los socialistas ya pidieron conocer los resultados del informe del síndic de cuentas porque había sospechas de que, efectivamente, desmentía muchas cifras de la auditoría de Deloitte. A pesar de esta petición, el actual gobierno no alegó ni dejó ver el informe.

Así, Orengo ha querido desmontar algunos de los aspectos más llamativos del informe del síndic, como por ejemplo el aumento de contratos temporales en 2010, que está justificado con las contrataciones que se llevaron a cabo para el trabajo social protegido y de los que se dio información a la oposición y se aprobaron en pleno.

Algo similar pasa con el incremento del personal interino del Ayuntamiento de Gandia, que se explica con las contrataciones que se llevaron a cabo para poner en marcha la red de escoletes públicas. Pero el actual gobierno, obsesionado en ensuciar la imagen del anterior, no aportó esta información.

Respecto al aumento de la deuda y los reconocimientos extrajudiciales, Orengo ha explicado que “en todo momento se dio información a los miembros de la oposición, se trataron en sesión plenaria y se dio conocimiento a los medios de comunicación porque no había nada que esconder”.

Por todo esto, Orengo ha asegurado que la transparencia del anterior gobierno “está más que demostrada y reconocida” y ha matizado que si hay un gobierno “oscuro y con muy mala fe” es el del PP, que prefiere funcionar según sus intereses partidistas “antes que dar una buena imagen de la institución”. Un hecho que, para el portavoz socialista, se debe a que “Torró piensa que él sólo tiene que gestionar el Ayuntamiento ahora y que de antes no tiene nada a ver”.

Contradicciones graves con la auditoría de Deloitte:

El informe presentado ayer por la Sindicatura de Cuentas de la Comunidad Valenciana desmiente muchos de los datos aportados por la auditoría que Deloitte realizó a las cuentas de la ciudad y por la que el gobierno de Torró pagó 70.000 euros.

El dato más impactante es que la deuda del Ayuntamiento de Gandia a fecha de diciembre de 2010 era de 117 millones de euros, una cifra que se aleja mucho de los 300 millones que Torró quiere hacer creer que se deben desde el Ayuntamiento de Gandia. Y es que, tal y como ya denunciaron los socialistas, el PP, en connivencia con Deloitte, han ofrecido unas cifras donde se mezclan muchos datos, algunos de las cuales ni si quiera son deuda real del Ayuntamiento.

En este sentido, los socialistas recuerdan que la deuda bancaria del Ayuntamiento ya no podía aumentar a partir de 2010 por el decreto que impedía endeudarse más a las administraciones que ya estaban en el techo de la deuda, por lo que la cifra de 300 millones sólo busca poner sombras a la anterior gestión y tapar las decisiones y las gestiones del actual gobierno del PP.

Por su parte, el grupo municipal Popular, ha confirmado que contestará a las críticas de los Socialistas el próximo martes, 6 de marzo.