El Gobierno demuestra que Orengo recibió el informe de la Sindicatura de Cuentas


Víctor Soler: “Si no alegó es porque es imposible justificar lo injustificable”.
El informe pone de manifiesto la desastrosa gestión municipal del ejecutivo socialista y evidencia la quiebra técnica y debilidad financiera del consistorio gandiense.




 

El Gobierno demuestra que Orengo recibió el informe de la Sindicatura de Cuentas

En el día de hoy, el Gobierno de Gandia ha hecho efectiva una vez más la frase ‘una mentira una prueba’, y es que tras la relevancia mediática que obtuvo la semana pasada el informe de control interno del Ayuntamiento de Gandia, elaborado por la Sindicatura de Cuentas, y tras las continuadas mentiras del portavoz socialista José Manuel Orengo, con descalificaciones hacia el alcalde incluidas, el portavoz del Gobierno de Gandia, Víctor Soler, la portavoz suplente y consejera de Recursos Humanos, Ana Penalba, y el concejal de Economía y Hacienda Guillermo Barber, han comparecido para hacer públicos los datos del informe y constatar que efectivamente José Manuel Orengo recibió en tiempo y forma el borrador de dicho informe.

En este sentido Víctor Soler ha mostrado los tres escritos oficiales remitidos por la Sindicatura de Cuentas dando cuenta de que el borrador con los resultados de la evaluación del control interno del consistorio gandiense se había hecho llegar en tiempo y forma, tanto al alcalde Arturo Torró como al ex edil José Manuel Orengo, para que pudiesen realizar las pertinentes alegaciones en el caso de que fueran necesarias. De esta forma, una vez más con datos en la mano, Soler ha desmontado las declaraciones de Orengo, “un trilero político a quien no le importa mentir descaradamente, Orengo tuvo tiempo de alegar este informe, pero es imposible justificar lo injustificable” ha apuntado Soler, quien tras leer los escritos remitidos al ex alcalde ha asegurado que “lo ha ocultado deliberadamente, pero lo que todavía no entiende es que antes podía mentir fácilmente y engañarnos a todos,  ahora somos nosotros quienes tenemos los datos, las pruebas que él trata y trató siempre de ocultar”. Es por ello que el portavoz municipal ha pedido una vez más a Orengo que no utilice la sala de prensa del consistorio para “verter sus mentiras” a los ciudadanos, Soler también le ha instado a comparecer ante los medios “con los datos en la mano para no quedar como un mentiroso”.

Y es que tal y como se extrae del propio informe “la gestión del anterior ejecutivo estuvo basada en el enchufismo y en numerosas irregularidades que Orengo no se ha atrevido a contrarrestar, se empeña en culpar al PP de todos los males cuando el verdadero culpable de ésta lamentable situación de deuda que tenemos en Gandia es sólo él”. Soler ha ido más allá y ha instado al portavoz socialista a que sea “valiente” y reconozca la verdad, que Orengo sea “el peor alcalde que ha tenido Gandia no lo dice el PP, se extrae de los datos del informe, sin duda una bofetada política en toda regla para quien gastó a manos llenas el dinero de todos”.

Tal y como ha señalado Soler “parece que a Orengo sólo le interesa continuar en este Ayuntamiento para tener la condición de diputado provincial y para crecer en el PSPV-PSOE, haciendo campaña para Puig dentro de la lucha interna que mantienen los socialistas,  resulta vergonzoso que utilice este consistorio como trampolín político una vez se ha desentendido de la actualidad de Gandia”.

A continuación Ana Penalba ha ofrecido los datos del informe de la Sindicatura de Cuentas en materia de personal, de los propios datos se refleja el vertiginoso aumento de funcionarios interinos en el periodo de 2008 a 2010, un aumento del 41,5%, “y una muestra más de la escasa planificación en cuanto a la política de personal, totalmente inexistente y sólo basada en colocar a los suyos dejando al margen la correcta organización de una administración”, ha señalado la titular de Recursos Humanos. Además, del informe se deduce el incremento de personal laboral  eventual en 2010, gracias en su mayor parte al Plan Zapatero y al Pactsafor, “empleos creados sin rigor alguno, vacíos de contenido y sin ninguna continuidad en la mayoría de los casos”. 

Para Penalba el anterior ejecutivo “no hizo los deberes, no se entiende cómo pese a la situación de crisis acuciante Orengo continuaba engordando la deuda y el personal, sin abordar una reordenación de la plantilla. Ahora nos tocará a nosotros adaptar los presupuestos a una reducción en el capítulo uno para elaborar el Plan de Saneamiento que exige la Generalitat, cuando esto se hubiese evitado si los anteriores gobiernos hubiesen hecho bien las cosas. Por el contrario, ahora se dedican a hacer política con este informe cuando lo que tendrían que haber hecho era gestión”.

A continuación el titular de Economía y Hacienda ha tomado la palabra para aclarar los datos económicos  del informe de la Sindicatura de Cuentas, que nada tienen que ver con la auditoria realizada por Deloitte para este Ayuntamiento, Barber ha explicado que el informe de la Sindicatura de Cuentas habla única y exclusivamente de la deuda a corto y largo plazo del Ayuntamiento de Gandia con entidades de crédito, es decir bancos, cifrándola en 117 millones de euros. Por el contrario, la auditoria de Deloitte aglutina a su vez deudas a proveedores y deudas de las empresas públicas con terceros, lo que dispara la deuda municipal a los 300 millones de euros. Para el concejal, “Orengo insiste en seguir siendo parte del problema y no de la solución.  Los socialistas intentan engañar y manipular”, y es que el Informe de la Sindicatura de Cuentas es un informe sobre el control interno que en ningún caso analiza la situación económico financiera del consistorio, a excepción de la deuda con las entidades bancarias, y de
tres índices económicos: el resultado presupuestario, con los ingresos reconocidos frente a las obligaciones reconocidas, el remanente líquido de tesorería, es decir la capacidad que tiene el Ayuntamiento  de financiar gasto futuro, y el ahorro neto. Lo más lamentable es que los tres índices económicos estudiados son negativos, “parece ser que Orengo se enorgullece de haber dejado una deuda con entidades financieras, cifrada según el informe de la sindicatura, en 117 millones de euros, un nivel muy superior al límite legal permitido”.

Respecto a las áreas de Gestión Económico-Financiera e Intervención, Barber ha destacado las cuestiones más importantes, así como las conclusiones y sugerencias planteadas con el fin de mejorar la aplicación de la normativa contable y de gestión. En primer lugar, el departamento de Intervención deberá de ser independiente de los de Tesorería, Contabilidad y Presupuestos,  ya que difícilmente quien elabora y ejecuta tanto el presupuesto como la contabilidad debe de ser quien los fiscalice. El informe también pone de manifiesto la importante disminución que han experimentado, tanto el resultado presupuestario, con los ingresos reconocidos frente a las obligaciones reconocidas, como el remanente de Tesorería en el 2010, capacidad que tiene el consistorio de financiar gasto futuro, “y siendo éste último el que ha experimentado el mayor deterioro, pasando de 17 millones de euros en positivo en el año 2009, a -6 millones en negativo en el año 2010”.
 
También se extrae que no se han cumplido los plazos que marca la ley de las haciendas locales, en la elaboración y aprobación de los Presupuestos, de sus liquidaciones,  y de las cuentas generales, así como la falta en el control del gasto que se pone de manifiesto por el volumen de los expedientes de reconocimiento extrajudicial de créditos que cada año se quedan pendientes de aplicar al presupuesto. Otro aspecto destacado ha sido que al planificar las inversiones, no se estima el coste de su mantenimiento ni su financiación posterior y que el pago a proveedores supera los 90 días, en este punto, Barber ha recordado que “cuando entramos en el Gobierno, se debían del año 2010 33,7 millones de euros”.

Tal y como ha continuado explicando el edil de Economía, el informe también versa sobre la relevancia del incremento experimentado de la deuda a bancos, tanto a corto como a largo plazo en los tres últimos años, pasando de 76 millones de euros en 2008, a 118 millones de euros en 2010, y con un ahorro neto que sólo en un año, ha disminuido en 20 millones de euros, pasando de 12,98 millones de euros en el 2009, a -8,9 millones de euros en el 2010. Además, el informe advierte que las operaciones de crédito a corto plazo, no están financiando los déficits transitorios de tesorería, “se han dedicado a pagar gasto corriente y a gastar en facturitas varias”, ha señalado Barber, quien ha apuntado como datos lamentables el  inventario de la entidad no esté conciliado con la contabilidad, que la entidad no conozca los objetivos de los programas, el coste de los servicios ni su rendimiento. Sin implantar además el control financiero ni el control de eficacia,  y se desconoce si iba a implantarlos en el futuro.
 
Tal y como ha asegurado Barber, todos estos datos se han ido repitiendo a lo largo de los años por los distintos informes elaborados por la Sindicatura de Cuentas, “lo que pone de manifiesto la ardua labor que tenemos por delante en esta legislatura, con el fin de ir mejorando día a día, la gestión en los departamentos objeto de este informe y poner en práctica, entre otras, las recomendaciones principales que se señaladas en el propio informe”.

Antes de finalizar la rueda de prensa, Soler ha querido matizar dos aspectos relacionados con su área de gestión en alusión a los datos contenidos en el informe. Respecto al área de Patrimonio, del informe se extrae que el inventario actual se aprobó mediante acuerdo adoptado por el Pleno del Ayuntamiento, en sesión celebrada el día 8 de junio de 2007, no existe un inventario separado de los bienes y derechos pertenecientes a entidades con personalidad propia y dependientes de la entidad local, ya que en el inventario de ésta se inscriben sólo los bienes de los que se tiene constancia,  para el portavoz “es increíble por lo lamentable que un Ayuntamiento como el de Gandia no tenga regularizada esta situación”.  De igual modo en la auditoria de Deloitte se señala que el inventario del Ayuntamiento de Gandia no se encuentra conciliado con la contabilidad.

Respecto al área de Subvenciones, en el año 2010 las bases reguladoras y convocatorias de muchas subvenciones no fueron debidamente publicadas, “pero sí  tramitadas y otorgadas. Se desconoce el alcance de las subvenciones directas otorgadas y no se cumplían los requisitos de la ley reguladora de subvenciones”.